Grupo Paya: de un taller de bicicletas a una potente empresa familiar

José Costa Mayans, fallecido en febrero por covid, y su mujer, Carmen Escanellas, impulsan el grupo a partir de su boda, en 1963 | Sus hijos y sobrinos son los que actualmente están al frente de uno de los grupos empresariales locales más potentes de Formentera

El premio a la Iniciativa Empresarial de Diario de Ibiza de este año ha recaído en el Grupo Paya, un conglomerado de empresas de la misma familia y que abarca distintas actividades: hoteles, alquiler de vehículos, comercio y un buen paquete de bienes raíces (inmobiliarios), tanto en Formentera como en Ibiza. Incluso ahora, tal y como avanza Juanma Costa, al frente de Paya Hotels, se lanzan al mundo de la náutica y han presentado una oferta a la concesión de la dársena de Llevant del puerto de la Savina. También prevén ampliar su capacidad hotelera con la construcción de un nuevo hotel en es Pujols, sin fecha, que están tramitando administrativamente, y otro hotel, en la misma zona, en el que son socios.

Carmen Escanellas Palerm es la madre y viuda de José Costa Mayans, ‘Pepe Paya’, (falleció en febrero de este año por coronavirus), un emprendedor local que prácticamente de la nada consiguió crear uno de los grupos empresariales más importantes de la isla. Ha criado a cuatro hijos y a sus 80 años se siente orgullosa de lo que ha conseguido su familia y muy agradecida por el premio de Diario de Ibiza.

Grupo Paya: de un taller de bicicletas a una potente empresa familiar

Carmen Escanellas Palerm. | C.C.

Para los que conozcan a los Paya son un ejemplo de cómo convertir una familia en una potente estructura empresarial que actualmente controla 700 camas, en distintos establecimientos hoteleros de Formentera, entre ellos el único hotel de cinco estrellas, en la isla, el Five Flowers. Además tienen una importante empresa de alquiler de motos y son socios de otra de coches. El grupo posee locales comerciales en varios pueblos de Formentera e incluso en Vila. Calculan que, en plena temporada turística, llegan a crear unos 250 puestos de trabajo.

Carmen Escanellas, natural de Ibiza, recuerda cómo empezó ese periplo junto a su marido, justo cuando se casaron en 1963: «Le conocí en la Savina, paseando, tenía yo unos 18 años, venía con mi tía que estaba en el Hostal la Savina y al final me quedé trabajando hasta que tuve 24 años, cuando me casé con Pepe, justo el día de mi cumpleaños, el 17 de noviembre». «Empezamos en una tienda pequeñita y Pepe empezó a trabajar, poco a poco, reparaba bicicletas, motos y luego también alquilábamos».

Grupo Paya: de un taller de bicicletas a una potente empresa familiar

Pepe ‘Paya’ recibe el premio de la Cámara de Comercio. | D.I.

Pero resultó que el viaje de novios que hicieron a Mallorca, se convirtió también en una oportunidad de negocio: «Fuimos a un almacén grande de Palma y empezamos a comprar cositas para vender, cosas de cocina y también juguetes y esa misma Navidad todo lo que compramos lo vendimos», recuerda emocionada.

Luego fueron a más: «Íbamos a Barcelona, a las ferias, para comprar cosas más grandes y fuimos creciendo, poco a poco, incluso fuimos los primeros repartidores de butano de la isla», rememora.

En 1964 nace el primero de sus cuatro hijos, Vicente, al año siguiente llega Isidor (fallecido en 2019) y años después llegarían Pepe y Juanma. Carmen, además de la crianza de sus hijos, se encarga de la tienda, que se amplía con una sección de instalaciones eléctricas y fontanería, aunque poco después deja de ofrecer estos productos.

Grupo Paya: de un taller de bicicletas a una potente empresa familiar

Vicente, Joan (sobrino), Pepe, Carmen, Juanma y Carmen (sobrina), miembros del consejo familiar del Grupo Paya. | C.C.

El desarrollo turístico del Grupo Empresarial Paya comienza en 1971 con la construcción de los apartamentos Paya, en es Pujols, que abren dos años más tarde con 36 plazas. Ese es el embrión de lo que actualmente es la empresa Paya Hotels, que forma parte del grupo familiar. Carmen Escanellas señala que todo el desarrollo hotelero «fue cosa de Pepe, porque su padre tenía un terreno, aquí en es Pujols y había montado un quiosco, se ve que eso le animó y empezaron a hacer apartamentos».

Recuerda que su marido ya tenía un taller de bicicletas en Sant Francesc, con una planta piso para vivienda. Esa casa la compró el padre de Pepe ‘Paya’ en 1955, después de vender un terreno en es Pujols. El taller de reparaciones comenzó a funcionar en 1957 y desde los inicios lo gestiona Pepe Costa, ‘Pepe Paya’. Carmen explica que ella ha trabajado igual que todas las mujeres de su generación en Formentera, y que además de criar a los hijos y ocuparse de la casa, trabajaban en el sector hotelero, en su caso en el negocio familiar.

El presente y el futuro

Juanma Costa, actual presidente de la Asociación Hotelera de Formentera, es uno de los cuatro hijos de la familia y está al frente de los hoteles, aunque señala que el consejo familiar, que se reúne periódicamente, es el que toma las decisiones. Por eso insiste en que habla en nombre del grupo de empresas.

Actualmente cuentan con 291 habitaciones lo que representa casi 700 camas, repartidas entre los tres grupos de apartamentos: Paya I, Paya II y Portu Saler, y los hoteles Blanco y Five Flowers (es Pujols).

Juanma Costa desvela algunos de los secretos que guían la gestión del grupo: «El espíritu de la empresa es la moderación en el endeudamiento; es cierto que ha habido un endeudamiento mayor por este hotel [Five Flowers], pero la idea es siempre mantener la estabilidad en caso de que vengan las cosas mal». Apunta que su fórmula no es tanto la moderación en el gasto sino que evita «el apalancamiento, se trata de estar poco endeudados, de tal forma que nunca debamos más de lo que podemos pagar, buscamos la estabilidad pero podríamos crecer el doble, pero esa no es la filosofía que nos han enseñado».

Grupo Paya: de un taller de bicicletas a una potente empresa familiar

Fachada principal del hotel de cinco estrellas en es Pujols. | GRUPO PAYA

Detrás del premio que recogerá la familia Paya en la gala de Diario de Ibiza del 14 de octubre hay personas que no les acompañaran. Uno de ellos es el fundador del grupo, José Costa Mayans, así como Isidor Costa, médico de Formentera, que falleció en 2019, pero que deja dos hijos: Joan Costa y Carmen Costa, que le han relevado en la empresa familiar.

Juanma Costa apunta que aprendió de su padre «la responsabilidad, el trabajo y el emprendimiento»: «Él se ponía un reto y lo conseguía, cuando le íbamos a consultar nos decía: ‘lo que digáis y punto’, pero él lo controlaba todo».

Respecto al año de pandemia asegura que «un año de pandemia se puede aguantar, hemos recurrido a los bancos, avalados por los ICO, y luego los ERTE han ayudado al trabajador».

Respecto al futuro señala: «Tenemos proyectos hoteleros, uno cerca de la rotonda [de es Pujols a ses Salines] pero estamos en trámites y no hay fecha. Una empresa nuestra, Formentera Future Investments, también se ha presentado al concurso público de la dársena de Llevant del puerto de la Savina, veremos qué pasa».

- Publicidad -

Artículos similares

X
X