ÚLTIMAS NOTICIAS

Los ganaderos de Ibiza avisan del declive del ganado ovino y las razas autóctonas

José Miguel L. Romero / Ibiza

Josep Lluís Joan Torres, técnico de Promoción de Calidad Agroalimentaria del Consell de Ibiza, tiene la esperanza de que el futuro de la isla «sea ganadero, pues se apoya en la tradición, la producción de una proteína natural de alta calidad, una alimentación sostenible del ganado y, además, permite conservar el paisaje». Pero admite que no será fácil cumplir ese objetivo, según matizó ayer en la mesa redonda ‘Som ramaders. Presente y futuro de la producción ganadera’, celebrado en el Club Diario de Ibiza y en el que, además, participaron los productores Antonio Tur, de Can Llusià; María Ramón, de sa Cova de Sant Miquel, y Javier Irazusta, gerente de Can Company.

En su charla sobre la ganadería ibicenca hoy en día, Joan dio unas pinceladas sobre cómo era el pasado inmediato de este sector, que prácticamente exportaba toda su producción fuera de la isla hasta mediados del siglo XX, sobre todo a Barcelona («era más fácil vender allí los huevos de Ibiza que los de Mataró»), a Valencia y a Mallorca. Aquí apenas quedaban huevos para abastecer a la población (una queja que habitualmente aparecía en la prensa local), que antaño «eran como la almendra», una fuente de proteínas muy valoradas y, por tanto, de riqueza, ya que se adquirían a buen precio allende estas costas: «Era lo que daba dinero. Como mucho, aquí se hacía una tortilla para celebrar el cumpleaños de un niño». La proteína animal era secundaria, de ahí que sólo estuviera presente en platos y en fechas especiales de Ibiza.

Joan recordó que existen en Ibiza cuatro granjas que explotan el pollo pagès, dos el porc blanc y una el porc negre. Además, hay cinco empresas que producen lácteos y quesos. Y tres, huevos ecológicos. El pollo payés es, a su juicio, un producto ya consolidado y en crecimiento: «Ahora mismo, la del pollo es la producción más importante del matadero de la isla. En Mallorca no hay matadero de pollos, ni casi productores, lo que indica la importancia que tiene en Ibiza». El que se cría aquí «es mejor que el que viene de fuera, pues está mejor alimentado», argumenta. Y su precio «duplica» el foráneo, a pesar de lo cual «se comercializa bien». Es un sector pequeño, pero de «importante impacto económico».

De 20.000 a 3.500 cabezas

El cordero, que había sido la principal ganadería pitiusa hasta hace unas décadas, está en «fuerte regresión». De las 20.000 cabezas que había en 1960 se ha pasado a las 3.500 actuales. «En el pollo —explica Joan—, pocos [cuatro] producen mucho; en el cordero, muchos producen poco». Es, según su criterio técnico, «un sector muy poco organizado y que está en manos de gente muy mayor. Son ganaderías en extensivo, en torno a casas payesas. No son rentables, pero los mayores mantienen sus pequeños rebaños por orgullo». No ha habido relevo generacional, de ahí el problema grave que padece: «Cada vez que muere un mayor, desaparecen 20 corderos». Es la principal causa de su declive: «Tiene un efecto retardado, además. Tras morir quien cuidaba del rebaño, al cabo de tres años esa finca empieza a estar abandonada porque los hijos no pueden atenderla».

Las razas autóctonas están, «más que en declive, en extinción», afirma Joan: «Ni el cordero, ni el cerdo blanco ni el pollo (aunque sea pagès) que se comercializan son de razas antiguas ibicencas». Quedan solo «50 cerdos, 236 ovejas y 287 cabras pitiusos». Hay cinco especies autóctonas en riesgo de extinción, entre ellas el porc negre, si bien augura un buen futuro para este porcino gracias a su comercialización. «Es viable sacarle provecho», asegura, aun cuando «producen menos y crecen más lentamente, tienen menos crías y contienen más grasa en el lomo, que si bien antes era un tesoro, ahora es merma para los carniceros». En este sector ganadero, los dos criadores ibicencos de porc blanc son los suministradores para la producción de sobrasada.

El conejo ibicenco es «de excelente calidad y muy reproducible, pero está muy limitado porque no hay un matadero propio», cuya construcción está prevista para el próximo año con el fin de recuperar esa raza y «darle salida». «Hay animales como este o el porc negre que fueron pasado y que pueden ser futuro. Podrían ser un revulsivo en la restauración ibicenca, pero para eso hay que recuperar su producción». Joan avisa que «si no se encuentra provecho comercial a las razas autóctonas, serán carne de zoo».

Los ganaderos de Ibiza avisan del declive del ganado ovino y las razas autóctonas
La mesa redonda se celebró el 10 de diciembre en el Club Diarior de Ibiza. Foto: Vicent Marí

Antonio Tur, de Can Llusià dio a conocer el trabajo de su pequeña explotación sostenible, basada en la economía circular: «Nuestro cultivo principal es la patata, para el que aprovechamos el estiércol que producen nuestras ovejas. Es el mejor abono para producir patatas de la máxima calidad», explica. Tiene un rebaño de unos 120 corderos, lo que le obliga a plantar «mucha extensión de forraje» para alimentarlos: «Eso tiene como consecuencia que el entorno paisajístico se vea cuidado: verde en una época, otra labrado, otra con restos que aprovechan las ovejas una vez se quita de allí el forraje€».

Pero estos rumiantes, advierte, son «un complemento más de la finca, ya que por sí solos no son rentables» dado que los gastos de producción «superan mucho lo que se obtiene por su venta». Sí representan una ayuda a la finca, sin embargo, cuando se suma su aportación (sus deposiciones) a la producción de las hortícolas, como patatas y sandías.

¿Y cómo podrían ser rentables los rebaños en Ibiza? Con más superficie, «con grandes extensiones de terreno», algo complicado en la isla. «Y eso —apunta Tur— que nosotros contamos con nuestra finca y cuatro más que los vecinos nos prestan desinteresadamente, sólo a cambio de que las mantengamos, cuidemos y sembremos».

Galería de fotos

El valor de la ganadería balear

Antonio Tur, de Can Llusià; María Ramón, de Sa Cova Sant Miquel; Javier Irazusta, gerente de Can Company, y Josep Lluís Joan, técnico del Consell de Ibiza, analizarán el presente y el futuro de la producción ganadera el jueves en el Club Diario de Ibiza

El valor del producto local, el relevo generacional, las oportunidades de negocio, la importancia de conservar las razas autóctonas y la preservación del entorno son algunos de los temas que se analizarán en la mesa redonda ‘Som ramaders. Presente y futuro de la producción ganadera en Baleares‘ que tendrá lugar el jueves, 10 de diciembre, a las 19 horas en el Club Diario de Ibiza.

El debate contará con las intervenciones de Antonio Tur, de Can Llusià; María Ramón, de Sa Cova Sant Miquel; Javier Irazusta, gerente de Can Company, y Josep Lluís Joan, técnico de Promoción de Calidad Agroalimentaria del Consell de Ibiza, que además de exponer las claves del sector ganadero actuará como moderador.

Una de las paradojas que se planteará es la apuesta de los consumidores ibicencos por la carne de proximidad tanto en el sector hostelero como en la cesta de la compra familiar y las dificultades para conseguir este producto.

Según los datos de las explotaciones ganaderas en Ibiza, Josep Lluís Joan apunta que el pollo payés es un producto consolidado y en crecimiento; el cordero sufre un declive, y por contra, el cerdo negro tiene mucho futuro.

Explotaciones ganaderas en Ibiza

María Ramón ofrecerá su experiencia, heredada de la tradición familiar, en su explotación ganadera de cerdo blanco, cordero y pollo payés.

El ejemplo de una finca sostenible basada en la economía circular, donde los restos de cultivo se aprovechan para el ganado y el estiércol aporta fertilidad en la tierra, será el eje de la intervención de Antonio Tur.

A una escala mayor, Javier Irazusta relatará cómo Can Company ha pasado de ser una explotación familiar a realizar todo el proceso desde la siembra a la comercialización de productos elaborados.

El acto será presencial, abierto al público y tendrá aforo limitado debido a las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias.

La mesa redonda está organizada por el Club Diario de Ibiza y el Club Diario de Mallorca, y cuenta con la colaboración del Consell de Ibiza.

Diario de Ibiza premia la entrega y la solidaridad frente a la crisis del Covid

0

El Club Diario ha acogido esta tarde el acto de entrega de los premios anuales del decano de la prensa matutina de Baleares. Los galardonados este año han destacado por su importante labor frente a la crisis desencadenada por la pandemia: los sanitarios de Ibiza y Formentera han recibido el premio a la Acción Social; Marco Martín, el premio a la Solidaridad por su iniciativa Carritos Solidarios, y la plataforma Ibiza Contigo, el del Compromiso Cívico. (Ver galería de imágenes)

Así se trabaja en Diario de Ibiza.

El premio colectivo a los sanitarios, de todos los ámbitos y categorías profesionales, ha sido recogido por una representación de cinco trabajadores del Área de Salud de las Pitiüses y por otros cinco de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario, la clínica privada más importante de Ibiza. De esta forma, se premia la labor tanto de los profesionales de la sanidad pública como de la privada. El encargado de entregarles la estatuilla, obra del escultor ibicenco Pedro Hormigo, ha sido Christian Bernard Radtke, que estuvo hospitalizado en la Policlínica por coronavirus junto con su pareja desde hace 45 años (con la que se casó durante su estancia en el hospital), enfermedad que ambos superaron.

Premio Diario de Ibiza al Compromiso Cívico.


Marco Martín ha recogido el premio por Carritos Solidarios, una de las iniciativas de mayor proyección de las surgidas en la sociedad civil de la isla en los últimos años. La directora de Diario de Ibiza, Cristina Martín, ha entregado la estatuilla. Sara Barbado, portavoz de Ibiza Contigo, ha recibido el premio de manos del presidente del Consell Insular de Eivissa, Vicent Marí.

La directora de Diario de Ibiza, Cristina Martín, ha agradecido en su discurso el ejemplo que los premiados dan en medio de la crisis más grave de nuestra historia reciente.

“La celebración o no de este acto en unos momentos tan difíciles ha sido objeto de debate en Diario de Ibiza, pero finalmente decidimos organizarlo para demostrar que la sociedad resiste, que es capaz de sobreponerse a situaciones muy adversas y seguir adelante pese a todo. También creímos que había que celebrar este acto, aunque fuera con muchas limitaciones, como forma de mostrar nuestro apoyo a quienes lo están dando todo para luchar contra la enfermedad y ayudar a los afectados”, ha señalado Martín. La directora de Es Diari ha agregado que “este acto es sobre todo un reconocimiento de la población de estas islas hacia las personas que hoy premiamos, y una forma de valorar y difundir su importantísima labor, lo que forma parte de nuestra responsabilidad como medio de comunicación”.

Premio Diario de Ibiza a la Solidaridad.

“En medio de este desconcierto, las iniciativas que premiamos hoy nos traen esperanza y fe en nuestros semejantes y en el futuro. Todas estas personas que trabajan por ayudar a los demás arrojan luz en nuestras vidas y nos muestran el camino -ha afirmado Martín-. Solo juntos, con la colaboración de todos, saldremos de esta crisis sin precedentes. Ese es el mensaje que nos envían, y el que nos debería guiar a cada uno en nuestra actividad cotidiana. Solidaridad y ayuda en medio de un mundo que parece desmoronarse. Esos son los valores que nos deben sostener y que tan bien representan todos los premiados de hoy”.

Premio Diario de Ibiza a la Acción Social.

La delegada de Ib3 en las Pitiüses, Elena Gregori, ha sido la presentadora de la gala, que se ha podido seguir en directo en la web de Diario de Ibiza y en el canal de Facebook del rotativo. Los músicos Miguel Falomir (viola) y Ramsés Puente (violín) han interpretado el allegro Duo para violín y viola en Sol Mayor K423 de Mozart en la apertura del acto, que han cerrado con el adagio para violín y viola en Sol Mayor K423 de Mozart.

La ceremonia se ha celebrado con aforo reducido y con las medidas anti-Covid vigentes.

La pieza de los premios