ÚLTIMAS NOTICIAS

Premio a tres historias únicas

Helen Watson, presidenta de Ibiza y Formentera Contra el Cáncer, el marchador olímpico Marc Tur y la familia Costa-Escanellas, fundadora del Grupo Empresarial Paya, recibieron ayer por la noche los Premis Diario de Ibiza en una emotiva gala en el Club Diario a la que asistieron algo más de 160 personas que les mostraron todo su cariño.

Premio a tres historias únicas

El presidente de Prensa Ibérica, Javier Moll, con Helen Watson, Premio Diario de Ibiza a la Acción Social.

Sacar de una bolsa una cestita llena de lazos rosas. Es lo primero que hace Helen Watson, presidenta de Ibiza y Formentera Contra el Cáncer, al llegar al Club Diario de Ibiza, donde dentro de un rato recibirá el Premio Diario de Ibiza a la Acción Social. La acompañan tres voluntarias que, en un tris, se han puesto los polos rojos de la asociación. Cinco minutos después no queda apenas nadie en la sala de exposiciones que no luzca ya el lazo rosa, símbolo de la lucha contra el cáncer de mama. La escena explica por sí sola el empuje, la energía y la capacidad de convertir en realidad lo deseado de esta inglesa, premiada este año junto al olímpico Marc Tur (Personaje del Año) y la familia del Grupo Empresarial Paya (Iniciativa Empresarial).

Premio a tres historias únicas

La vicepresidenta del Consell de Formentera, Ana Juan, entrega la estatuilla a Carmen Escanellas (Grupo Paya), rodeada de sus hijos y sus nietos. JUAN A. RIERA

«Personas únicas», las definirá, dentro de un rato, la periodista Elena Gregori, presentadora de la gala, que a falta de unos minutos para que se cierren las puertas del auditorio, está concentrada en sus papeles. Fuera, el photocall es un hervidero. Saludos, felicitaciones, reencuentros, conversaciones, abrazos, encajes de manos… Los más de 150 invitados pasando, y posando. Entre ellos, los premiados, sus familias, las autoridades, los directivos de Prensa Ibérica y Diario de Ibiza y los representantes de los patrocinadores y colaboradores de la entrega de los premios: Facsa, los consells de Ibiza y de Formentera y los ayuntamientos de Santa Eulària, Sant Antoni, Sant Joan y Ibiza, a través de su Patronato de Música, y la Unión Deportiva Ibiza. También el flamante obispo de Ibiza y Formentera, Vicent Ribas Prats, en su primer acto tras ser nombrado, que recibe casi tantas felicitaciones como los protagonistas de la noche.

Premio a tres historias únicas

Marc Tur recoge el Premio Diario de Ibiza al Personaje del Año de manos del presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí. JUAN A. RIERA

La directora de Diario de Ibiza, Cristina Martín, destaca lo «especial» de una noche «en la senda de recuperar» aquella normalidad en la que «eran habituales los besos y los abrazos» y no era necesario «imaginar las sonrisas debajo de las mascarillas». Un discurso en el que recuerda el «año y medio de miedo, desesperación, incertidumbre y dolor», destaca la «forma módélica» en la que el sistema sanitario ha resistido la presión asistencial y anima a «aprovechar el frenazo impuesto por la pandemia» para «reflexionar sobre los límites de crecimiento» en las Pitiusas. Martín se dirige a cada uno de los premiados. Al atleta Marc Tur —«un cuarto puesto en los Juegos Olímpicos que para nosotros es una enorme medalla»—, a la familia que montó el Grupo Empresarial Paya —«supieron ver la transformación sin vuelta atrás que iba a representar el turismo»— y Helen Watson —«la mujer a la que numerosos profesionales sanitarios daban las gracias una y mil veces en un vídeo»—.

«Los premiados personifican los valores del sacrificio, el afán de superación y la profesionalidad», indica Javier Moll, presidente de Prensa Ibérica, en su discurso, en el que señala «los casi 130 años de pasión por el periodismo» de Diario de Ibiza y destaca el lanzamiento esta misma semana de El Periódico de España. Un proyecto que es una nueva parada en el «camino a la inversa» del grupo editorial, que, junto a Arantza Sarasola, vicepresidenta de Prensa Ibérica, ha apostado «siempre por la cercanía» y que, tras «llenar el territorio» con 25 diarios, pone en marcha ahora un rotativo nacional.

«No soy muy buena actriz», bromea Helen Watson tras recibir, de manos del presidente de Prensa Ibérica, su galardón, mientras se prepara las tarjetas de su discurso, que lee mientras su hija, Raquel, la graba, emocionada. «Este premio pone en valor el trabajo de 20 años», indica Watson, que destaca el tiempo que dedican los voluntarios y los socios. «Sin su solidaridad y amistad nada habría sido posible», comenta Watson, a la que algunos sanitarios definen como «hada madrina», por todo lo que ha conseguido para los enfermos de cáncer. «Hemos logrado mucho, pero nos queda mucho por hacer», concluye la presidenta de IFCC, que, emocionada, se olvida la pequeña escultura de bronce diseñada por Pedro Hormigo en el escenario.

La familia Costa-Escanellas, de Grupo Paya, sentadas en la primera fila del auditorio, se emociona al ver, en el vídeo de presentación, a su padre, Pepe, y su hermano, Isidoro, fallecidos el último año. Con el corazón aún encogido suben al escenario al completo: la madre, Carmen Escanellas; los hijos, Vicente, Pepe y Juanma, y los nietos, Joan y Carmen. La matriarca ríe al darse cuenta de que no puede con el peso del galardón, que le entrega la vicepresidenta del Consell de Formentera, Ana Juan, que esta tarde se convertirá en presidenta. A Juanma Costa, que habló en nombre de la familia, se le rompe la voz al recordar a su padre y a su hermano. Los aplausos del público le dan unos segundos para recuperarse. «Es un premio a una historia de arraigo, a una labor de décadas», indica antes de recordar la «disciplina y la iniciativa» que les inculcaron sus padres. «El camino no siempre ha sido fácil, pero ha habido tiempos divertidos», señala antes de rememorar cómo su padre se mezclaba con los albañiles o cuando iba a la Fonda Pepe a recuperar las motos que habían cogido «sin permiso» personajes que ahora son conocidos en todo el mundo, historias que despiertan las risas de los asistentes, los mismos que contemplan, ojipláticos, cómo Marc Tur, después de recibir el premio de manos del presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí, se saca del bolsillo del traje dos recortes de Diario de Ibiza con los que teje su discurso de agradecimiento. El olímpico ibicenco despliega el primero. Amarillento. De 2009. «Es la primera vez que hablaron de mí», señala leyendo el titular: «Marc Tur, bronce en el Prat de Llobregat». Y, entonces, el atleta despliega una segunda hoja. Del 15 de diciembre de 2011. «Es muy especial», comenta. Y es que es la primera entrevista en la que Tur confiesa su sueño de participar en los Juegos Olímpicos de 2020. «No había salido nunca de Ibiza, era un júnior de nada», comenta, contemplando la vieja página de Diario de Ibiza, el deportista, que dedica unas cariñosas palabras a su familia y a su entrenador, Mariano Riera: «Si él no me hubiera dicho que probara la marcha no habría pasado nada de esto». «¡A París 2024!», concluye.

El atleta es el más buscado en los jardines del diario, durante el cóctel, que se celebra después de que el Cor Ciutat d’Ibiza cierre la entrega de los Premios Diario de Ibiza con su interpretación de la popular ‘Cantares’, de Joan Manuel Serrat (la formación también ha inaugurado la noche con la tradicional ‘Bona nit, blanca roseta’). Muchos de los asistentes quieren una foto con él. Con el olímpico. Con el ibicenco que rozó la medalla de bronce. Con el personaje del año.

Grupo Paya: de un taller de bicicletas a una potente empresa familiar

El premio a la Iniciativa Empresarial de Diario de Ibiza de este año ha recaído en el Grupo Paya, un conglomerado de empresas de la misma familia y que abarca distintas actividades: hoteles, alquiler de vehículos, comercio y un buen paquete de bienes raíces (inmobiliarios), tanto en Formentera como en Ibiza. Incluso ahora, tal y como avanza Juanma Costa, al frente de Paya Hotels, se lanzan al mundo de la náutica y han presentado una oferta a la concesión de la dársena de Llevant del puerto de la Savina. También prevén ampliar su capacidad hotelera con la construcción de un nuevo hotel en es Pujols, sin fecha, que están tramitando administrativamente, y otro hotel, en la misma zona, en el que son socios.

Carmen Escanellas Palerm es la madre y viuda de José Costa Mayans, ‘Pepe Paya’, (falleció en febrero de este año por coronavirus), un emprendedor local que prácticamente de la nada consiguió crear uno de los grupos empresariales más importantes de la isla. Ha criado a cuatro hijos y a sus 80 años se siente orgullosa de lo que ha conseguido su familia y muy agradecida por el premio de Diario de Ibiza.

Grupo Paya: de un taller de bicicletas a una potente empresa familiar

Carmen Escanellas Palerm. | C.C.

Para los que conozcan a los Paya son un ejemplo de cómo convertir una familia en una potente estructura empresarial que actualmente controla 700 camas, en distintos establecimientos hoteleros de Formentera, entre ellos el único hotel de cinco estrellas, en la isla, el Five Flowers. Además tienen una importante empresa de alquiler de motos y son socios de otra de coches. El grupo posee locales comerciales en varios pueblos de Formentera e incluso en Vila. Calculan que, en plena temporada turística, llegan a crear unos 250 puestos de trabajo.

Carmen Escanellas, natural de Ibiza, recuerda cómo empezó ese periplo junto a su marido, justo cuando se casaron en 1963: «Le conocí en la Savina, paseando, tenía yo unos 18 años, venía con mi tía que estaba en el Hostal la Savina y al final me quedé trabajando hasta que tuve 24 años, cuando me casé con Pepe, justo el día de mi cumpleaños, el 17 de noviembre». «Empezamos en una tienda pequeñita y Pepe empezó a trabajar, poco a poco, reparaba bicicletas, motos y luego también alquilábamos».

Grupo Paya: de un taller de bicicletas a una potente empresa familiar

Pepe ‘Paya’ recibe el premio de la Cámara de Comercio. | D.I.

Pero resultó que el viaje de novios que hicieron a Mallorca, se convirtió también en una oportunidad de negocio: «Fuimos a un almacén grande de Palma y empezamos a comprar cositas para vender, cosas de cocina y también juguetes y esa misma Navidad todo lo que compramos lo vendimos», recuerda emocionada.

Luego fueron a más: «Íbamos a Barcelona, a las ferias, para comprar cosas más grandes y fuimos creciendo, poco a poco, incluso fuimos los primeros repartidores de butano de la isla», rememora.

En 1964 nace el primero de sus cuatro hijos, Vicente, al año siguiente llega Isidor (fallecido en 2019) y años después llegarían Pepe y Juanma. Carmen, además de la crianza de sus hijos, se encarga de la tienda, que se amplía con una sección de instalaciones eléctricas y fontanería, aunque poco después deja de ofrecer estos productos.

Grupo Paya: de un taller de bicicletas a una potente empresa familiar

Vicente, Joan (sobrino), Pepe, Carmen, Juanma y Carmen (sobrina), miembros del consejo familiar del Grupo Paya. | C.C.

El desarrollo turístico del Grupo Empresarial Paya comienza en 1971 con la construcción de los apartamentos Paya, en es Pujols, que abren dos años más tarde con 36 plazas. Ese es el embrión de lo que actualmente es la empresa Paya Hotels, que forma parte del grupo familiar. Carmen Escanellas señala que todo el desarrollo hotelero «fue cosa de Pepe, porque su padre tenía un terreno, aquí en es Pujols y había montado un quiosco, se ve que eso le animó y empezaron a hacer apartamentos».

Recuerda que su marido ya tenía un taller de bicicletas en Sant Francesc, con una planta piso para vivienda. Esa casa la compró el padre de Pepe ‘Paya’ en 1955, después de vender un terreno en es Pujols. El taller de reparaciones comenzó a funcionar en 1957 y desde los inicios lo gestiona Pepe Costa, ‘Pepe Paya’. Carmen explica que ella ha trabajado igual que todas las mujeres de su generación en Formentera, y que además de criar a los hijos y ocuparse de la casa, trabajaban en el sector hotelero, en su caso en el negocio familiar.

El presente y el futuro

Juanma Costa, actual presidente de la Asociación Hotelera de Formentera, es uno de los cuatro hijos de la familia y está al frente de los hoteles, aunque señala que el consejo familiar, que se reúne periódicamente, es el que toma las decisiones. Por eso insiste en que habla en nombre del grupo de empresas.

Actualmente cuentan con 291 habitaciones lo que representa casi 700 camas, repartidas entre los tres grupos de apartamentos: Paya I, Paya II y Portu Saler, y los hoteles Blanco y Five Flowers (es Pujols).

Juanma Costa desvela algunos de los secretos que guían la gestión del grupo: «El espíritu de la empresa es la moderación en el endeudamiento; es cierto que ha habido un endeudamiento mayor por este hotel [Five Flowers], pero la idea es siempre mantener la estabilidad en caso de que vengan las cosas mal». Apunta que su fórmula no es tanto la moderación en el gasto sino que evita «el apalancamiento, se trata de estar poco endeudados, de tal forma que nunca debamos más de lo que podemos pagar, buscamos la estabilidad pero podríamos crecer el doble, pero esa no es la filosofía que nos han enseñado».

Grupo Paya: de un taller de bicicletas a una potente empresa familiar

Fachada principal del hotel de cinco estrellas en es Pujols. | GRUPO PAYA

Detrás del premio que recogerá la familia Paya en la gala de Diario de Ibiza del 14 de octubre hay personas que no les acompañaran. Uno de ellos es el fundador del grupo, José Costa Mayans, así como Isidor Costa, médico de Formentera, que falleció en 2019, pero que deja dos hijos: Joan Costa y Carmen Costa, que le han relevado en la empresa familiar.

Juanma Costa apunta que aprendió de su padre «la responsabilidad, el trabajo y el emprendimiento»: «Él se ponía un reto y lo conseguía, cuando le íbamos a consultar nos decía: ‘lo que digáis y punto’, pero él lo controlaba todo».

Respecto al año de pandemia asegura que «un año de pandemia se puede aguantar, hemos recurrido a los bancos, avalados por los ICO, y luego los ERTE han ayudado al trabajador».

Respecto al futuro señala: «Tenemos proyectos hoteleros, uno cerca de la rotonda [de es Pujols a ses Salines] pero estamos en trámites y no hay fecha. Una empresa nuestra, Formentera Future Investments, también se ha presentado al concurso público de la dársena de Llevant del puerto de la Savina, veremos qué pasa».

Marc Tur, atleta olímpico: «La vida me ha cambiado mucho desde los Juegos, ha sido un antes y un después»

La participación del marchador de Santa Eulària en Tokio se ha convertido en el mayor hito del deporte pitiuso, pues su cuarta plaza tras cerca de cuatro horas de durísima carrera ha quedado ya grabada para la historia. 

Marc Tur Picó (Santa Eulària, 30-11-1994) se ha convertido por méritos propios en el Personaje del Año en los premios Diario de Ibiza 2021 y su nombre figurará en los libros de historia del deporte pitiuso tras la hazaña protagonizada en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio. El marchador de Santa Eulària debutó en el mayor evento deportivo del mundo con una actuación homérica, después de perder las medallas en los 50 kilómetros marcha en una recta final dramática que ya es historia viva del atletismo español.

Marc Tur, atleta olímpico: «La vida me ha cambiado mucho desde los Juegos, ha sido un antes y un después»

Marc Tur posa sonriente para la entrevista en las instalaciones de Diario de Ibiza.

¿Qué ha hecho Marc Tur desde aquel histórico cuarto puesto en los Juegos Olímpicos de Tokio?

Ya he empezado a entrenar, no han sido todo vacaciones. Al llegar fue un aluvión de entrevistas, de homenajes, ir de un sitio para otro, estuve bastante ajetreado. No estoy acostumbrado a tanto acto y tanta entrevista [risas]. Luego me fui de vacaciones completas a México, me ha ido muy bien, y pasé por Madrid, donde tenía varios actos, y aquí empezando a entrenar, iniciando poco a poco la pretemporada y haciendo pequeñas escapadas.

Marc Tur, atleta olímpico: «La vida me ha cambiado mucho desde los Juegos, ha sido un antes y un después»La imagen ya icónica de Marc Tur en los Juegos.

¿Vio por fin la carrera por televisión? ¿Qué sensación le quedó tras perder la medalla en los últimos metros?

Sí, por un lado es cierto que los comentaristas se volcaron mucho en mí, durante toda la carrera me apoyaron, eso se agradece. Y luego la parte más personal, el ver que la estrategia era muy buena, pero me faltó un extra de fuerza al final. Pero fue como lo sentía, en esa competición lo di absolutamente todo, podría haber cambiado cosas, pero no sé si habría mejorado mi clasificación. Pequeños errores te hacen perder una medalla, pero en mi caso el error fue mínimo, llegué al límite de mis fuerzas, lo vi en la pantalla. No tengo esa frustración, al contrario, me motiva verme ahí delante tan cerca de la medalla. Me da más fuerzas de cara a próximos campeonatos.

¿Verse entre los mejores, le da más fuerzas para seguir luchando por el sueño de la medalla olímpica?

Sí, se ve más cerca, estoy empezando a entrenar y siento esa motivación extra después del año vivido. Después del Europeo, que fue de 10, y los Juegos, que lo puntúo con un 9, tengo que seguir en esa línea: motivado pero sin perder de vista que también está la técnica, el trabajo, esfuerzo, sacrificio y vuelvo a entrenar de cero. Con mi entrenador también estamos avanzando, ambos hemos mejorado juntos, me conoce mejor, mis puntos fuertes y débiles, y tengo mas experiencia. Si el cuerpo me lo permite, espero estar ahí delante en los siguientes campeonatos.

« Si el cuerpo me lo permite, espero estar ahí delante en los siguientes campeonatos» « Lo difícil es mantenersepero creo que puedo mejorar un poco más. Como cambia la distancia (35km), creo que me beneficiará»

Pocos atletas a su edad habían estado tan cerca de las medallas en los 50 km marcha. Sin parecer osado, ¿cuántas opciones hay de ver a Marc Tur campeón del mundo o campeón olímpico en un futuro?

Ojalá que existan esas opciones. Ahora quiero ir para adelante, de cuarto a primero solo hay tres puestos y es difícil, el margen de mejora se estrecha, pero espero tener unos cuantos años para estar en el mejor estado de forma de mi vida. Lo difícil es mantenerlo, pero creo que puedo mejorar un poco más. Como cambia la distancia, creo que me beneficiará.

Para ello debe adaptarse a la distancia de 35 kilómetros, ya que se suprime la de 50. ¿Le puede ir incluso mejor para sus condiciones?

Yo creo que sí, me da pena porque para la distancia de 50 km he cogido la experiencia y los kilómetros suficientes para afrontarlo, pero pienso que mis condiciones físicas y psicológicas me benefician respecto al resto en los 35 km. En 2014-15 competí en 35 y no se me dio mal, a ver ahora porque no lo he vuelto a hacer en competición. Pero tengo buenas sensaciones y mi entrenador también me lo ha dicho.

¿En qué ha cambiado o cambiará su vida tras la actuación tan estelar y mediática que protagonizó en Tokio?

Me ha cambiado mucho, ha sido un antes y un después. Mediaticamente me ha cambiado mucho, a nivel local es exagerado: antes me conocían los más cercanos y ahora me saluda mucha gente cuando me ve entrenar, como 10 coches en media hora. La gente de Ibiza más cercana ha visto esta evolución, me felicitan por la calle entrenando y eso se agradece. Luego a modo de entreno tengo una motivación extra, no veo el lado negativo a quedar cuarto, sino el positivo. Creo que puedo mejorar posiciones.

« Durante estos años he madurado mucho psicológicamente y tengo muy en cuenta que ahora la presión va a ser mucho mayor» « Con 14 o 15 años cuando me hicieron la primera entrevista en el recinto de Diario de Ibiza me parecía llegar a lo más alto»

También tuvo mucha repercusión su alegato a favor del colectivo LGTBI.

Sí, a raíz de darle voz tuve una charla en Santa Eulària en la jornada del Orgullo; en Madrid me dieron un premio al deporte y la visibilidad LGTBI. El Consejo Superior de Deportes (CSD) lucha contra la homofobia y yo estoy ahí para lo que necesiten. Tengo actos y cosillas. Lo que más me choca es la cantidad de gente que me ha escrito de todo tipo de colectivos.

Después de semejante éxito deportivo, ¿se siente preparado para saber gestionar los éxitos y fracasos deportivos que puedan llegar?

Yo creo que durante estos años psicológicamente he madurado mucho, lo he trabajado mucho y tengo muy en cuenta que ahora la presión va a ser mucho mayor. Antes podía tener un poco de presión mediática por ir a un Mundial o los Juegos, pero ahora con ese cuarto puesto, siendo la mejor actuación en la historia del atletismo balear, son muchos niveles y ahora tengo esa presión de tener que estar delante. Voy a intentar que esa presión me afecte lo mínimo y sobre todo continuar como hasta ahora y trabajando con mi psicóloga deportiva. Este es un trabajo muy físico pero también mental, de gestionar las emociones y ahora van a multiplicarse. Creo que podré con ello y si no salen las cosas, esto es deporte, no siempre se puede estar arriba y algún día acabará. Esto no es para siempre y tengo otra vía como la medicina, pero me quedan muchos años, espero. No me da miedo ni vértigo, me dará pena pero la vida continúa, hay otros ámbitos en mi vida que me faltan.

El marchador olímpico recibe mañana el Premio Diario de Ibiza al Personaje del Año por su actuación en Tokio

Su pueblo le rinde un homenaje, ponen su nombre a la pista de atletismo de Santa Eulària, y ahora el premio a Personaje del Año de Diario de Ibiza. Qué etapa tan bonita, ¿verdad?

Es espectacular, cómo se ha volcado el pueblo y la isla en todos los aspectos, desde que llegué aquí en el aeropuerto, el homenaje, ahora poner mi nombre a la pista que nunca me lo había planteado. La pista donde empecé y estuve tantos años, más de 10. Siempre que vuelvo a Ibiza me paso por la pista aunque se me queda pequeña. Y el premio es todo un honor, que me den este premio de Diario de Ibiza me enorgullece mucho y me parece muy bonito porque me acuerdo con 14 o 15 años, cuando me hicieron la primera entrevista en el recinto del Diario, que me parecía llegar a lo más alto. Hemos estado mucho en contacto, cada vez más, ha sido un aliado de todo lo que hacía para transmitirlo a la gente. Estoy súper agradecido y no me lo imaginaba.

¿Sus resultados le han abierto puertas de clubes o patrocinadores importantes?

Por ahora estoy empezando negociaciones, tampoco me ha llegado un aluvión de patrocinios. De clubes me ha llegado, pero mi intención es quedarme con la Peña Deportiva. Lo tengo clarísimo no me voy a cambiar de club porque me han apoyado durante tantos años… incluso en los más oscuros, y representar a mi pueblo me puede más que otros factores. De patrocinadores ha llegado alguna oferta pero me toca llamar a las puertas. Esto no es fútbol ni baloncesto.

¿Cuáles son sus próximos retos deportivos?

Lo más grande que tengo en 2022 es en julio el Campeonato del Mundo, en Eugene, en Oregón (EEUU). Se tendría que haber celebrado este año pero como lo retrasaron pues será el año que viene. Es la más importante; luego el Europeo de atletismo en agosto, pocas veces coincide; y antes, en marzo, el Campeonato del Mundo por equipos de marcha, en Omán. Intentaré correr en el 35 km, queda relativamente poco para esa prueba pero se adelanta por el calor. Llego con ganas, con ilusión, los 35 va a ser una nueva experiencia y espero poder mejorar mi marca en 20 km que llevo muchos años intentando mejorarla y se me resiste. Competir en 20 km espero que me favorezca y que pueda mejorar mi registro.