Lary León, escritora y gerente de la Fundación Atresmedia, participó el 2 de noviembre junto a Albert Casals y Juanma y Sergio Aznárez en el encuentro ‘Vívete. Emociones, valores y actitudes para los jóvenes’ organizado por la Fundación Juntos en el Club Diario de Ibiza. León incide en la importancia de tener una actitud positiva ante la adversidad porque, aunque con ella no se vaya a solucionar, ayuda «a gestionarla de otra manera».

«Hay cosas que no puedes controlar, porque te suceden o porque en el camino están, pero sí puedes controlar cómo te afectan, cómo lo gestionas y cómo lo vives». Éste es el mensaje que lanza la coordinadora de proyectos de la Fundación Atresmedia y escritora, Lary León, quien con su historia personal de superación incide en la importancia de «la actitud» para hacer frente a cualquier adversidad de la vida.

León, que nació sin brazos y con una sola pierna, resalta que su historia es «como la de cualquiera», si bien destaca que se considera «experta en darle la vuelta a las cosas» y que le va «muy bien». «Así que si de alguna manera mi testimonio o mi experiencia sirve de inspiración a alguien, fenomenal», afirma.

Para ella, tener una actitud positiva es algo fundamental y no sólo en los momentos en los que todo va bien, sino precisamente cuando parece que no es así. «Cuando parece que las cosas no van tan bien es cuando tiene valor la actitud, cómo lo gestionas y le das la vuelta a la tortilla», destaca.

Eso sí, reconoce que no es fácil, sino que se consigue a base de «entrenamiento». «Al principio igual cuesta un poco el hecho de sonreír ante determinadas circunstancias, parece algo forzado, pero con entrenamiento y ejercitándolo, viendo que es productivo y funciona, al final sale inconscientemente», señala y apostilla que la actitud no es «una varita mágica» ni solucionará la adversidad, pero sí que «ayudará a gestionarla de otra manera». «Y a ver detalles de luz en los momentos oscuros», asegura.

Un objetivo en el mundo

León defiende que todas las personas, vengan «con las herramientas» con las que vengan, tienen un objetivo en el mundo. «Lo práctico, lo que está bien, es aprovechar lo que tienes y potenciarlo, no quedarte en lo que te falta, que a todos nos faltan siempre cosas», dice, ya que de lo contrario se entra «en un bucle de impotencia».

«Todos tenemos capacidades y discapacidades, pero a unos se nos ven más que a otros. Y ahí está la clave de centrarte en lo que tienes, de potenciarlo y compartirlo», afirma. En este sentido, indica que no todas las personas tienen el mismo talento, pero sí alguno. «Todos, absolutamente todos, incluso aquellas personas que tienen una discapacidad más severa o grave, tenemos un talento. Y éste puede ser sonreír, escuchar, transmitir amor o paz», comenta e incide en que las personas suelen pensar en los talentos «básicos, los más evidentes» cuando hay otros «maravillosos», sólo hay que estar «abiertos a entenderlos y verlos».

Del papel de su familia en su experiencia, León destaca que la naturalidad y creer en ella fueron claves. «Desde pequeña me dejaban hacer las cosas a mi manera, tardara más o menos, y me ayudaron a ser la mujer independiente que soy», afirma. Y recomienda a las familias que, ante las dificultades, se centren en las capacidades y no en las discapacidades, estén abiertas a la diversidad y, con naturalidad, permitan a sus hijos ser diferentes.

León atendió a este diario horas antes de participar ayer, junto a Albert Casals y Juanma y Sergio Aznárez, en el coloquio ‘Vívete. Emociones, valores y actitudes para los jóvenes’, organizado por Proyecto Juntos en el Club Diario de Ibiza. Hoy todos ellos estarán en el congreso Vívete, en Can Ventosa.

Dirigido a estudiantes de Secundaria y Bachillerato, el encuentro buscaba «fomentar la empatía y romper creencias limitantes» entre los jóvenes, a partir de las historias de superación de los ponentes, dijo el fundador de la ONG, Carlos Ramón, que destacó que son «inspiradores y unos referentes».

Albert Casals narró, en el Club Diario de Ibiza, sus continuos viajes por el mundo sin dinero