«Quien tiene una cubierta plana en su casa tiene un tesoro»

La disminución del precio de las placas fotovoltaicas, el continuo incremento de las tarifas de la luz y la cantidad de sol que reciben las Pitiusas son las claves para que la islas sean el paraíso de las energías renovables. Sin embargo, según se puso de manifiesto en la jornada ‘Potencial de las fotovoltaicas en las Islas Baleares’, celebrada el jueves en el Club Diario, en este territorio solo el 2% de la producción eléctrica proviene de fuentes renovables.

Juan Tur, ingeniero especialista en eficiencia energética, aseguró durante su intervención que cualquier vivienda unifamiliar o edificio tiene capacidad para abastecerse del sol. Además, recordó que «existen baterías o la posibilidad de conectarse a la red eléctrica en los casos en que no haya sol suficiente».

Durante la jornada se habló también de las limitaciones que hay en la isla para instalar centrales solares en suelo rústico, aunque según los estudios de Tur, con el 2% del territorio se puede cubrir el 100% de la demanda actual.

Por otro lado, según Sebastián Martínez, especialista en energía solar, las restricciones territoriales se pueden solventar con la instalación de placas en tejados planos, que en las Pitiusas están en la mayoría de las edificaciones. Así que no dudó en afirmar que «quien tiene una cubierta plana tiene un tesoro». Martínez explicó que actualmente se produce el 4,2% con energía solar y el reto es que en 2030 la producción sea del 42%. Si la meta se logra, en Ibiza se crearán 6.000 puestos de trabajo y se ahorrarán 2.400 millones de euros en importaciones de petróleo. Para este experto, la solar es la opción más eficiente para las comunidades de vecinos puesto que sirve para generar la energía que necesitan los ascensores, iluminación o piscinas.

Ante estos datos, José Antonio Verdugo, delegado en Ibiza del Colegio de Administradores de Fincas, se mostró favorable a que las comunidades opten por esta energía renovable.En la misma línea, el economista José Carlos Díez, apuntó que a «Ibiza le ha tocado la lotería», por la cantidad de sol que recibe.