Los ganaderos de Ibiza avisan del declive del ganado ovino y las razas autóctonas

'Som ramaders' explora en el Club Diario la esperanza de un futuro ganadero en la isla

José Miguel L. Romero / Ibiza

Josep Lluís Joan Torres, técnico de Promoción de Calidad Agroalimentaria del Consell de Ibiza, tiene la esperanza de que el futuro de la isla «sea ganadero, pues se apoya en la tradición, la producción de una proteína natural de alta calidad, una alimentación sostenible del ganado y, además, permite conservar el paisaje». Pero admite que no será fácil cumplir ese objetivo, según matizó ayer en la mesa redonda ‘Som ramaders. Presente y futuro de la producción ganadera’, celebrado en el Club Diario de Ibiza y en el que, además, participaron los productores Antonio Tur, de Can Llusià; María Ramón, de sa Cova de Sant Miquel, y Javier Irazusta, gerente de Can Company.

En su charla sobre la ganadería ibicenca hoy en día, Joan dio unas pinceladas sobre cómo era el pasado inmediato de este sector, que prácticamente exportaba toda su producción fuera de la isla hasta mediados del siglo XX, sobre todo a Barcelona («era más fácil vender allí los huevos de Ibiza que los de Mataró»), a Valencia y a Mallorca. Aquí apenas quedaban huevos para abastecer a la población (una queja que habitualmente aparecía en la prensa local), que antaño «eran como la almendra», una fuente de proteínas muy valoradas y, por tanto, de riqueza, ya que se adquirían a buen precio allende estas costas: «Era lo que daba dinero. Como mucho, aquí se hacía una tortilla para celebrar el cumpleaños de un niño». La proteína animal era secundaria, de ahí que sólo estuviera presente en platos y en fechas especiales de Ibiza.

Joan recordó que existen en Ibiza cuatro granjas que explotan el pollo pagès, dos el porc blanc y una el porc negre. Además, hay cinco empresas que producen lácteos y quesos. Y tres, huevos ecológicos. El pollo payés es, a su juicio, un producto ya consolidado y en crecimiento: «Ahora mismo, la del pollo es la producción más importante del matadero de la isla. En Mallorca no hay matadero de pollos, ni casi productores, lo que indica la importancia que tiene en Ibiza». El que se cría aquí «es mejor que el que viene de fuera, pues está mejor alimentado», argumenta. Y su precio «duplica» el foráneo, a pesar de lo cual «se comercializa bien». Es un sector pequeño, pero de «importante impacto económico».

De 20.000 a 3.500 cabezas

El cordero, que había sido la principal ganadería pitiusa hasta hace unas décadas, está en «fuerte regresión». De las 20.000 cabezas que había en 1960 se ha pasado a las 3.500 actuales. «En el pollo —explica Joan—, pocos [cuatro] producen mucho; en el cordero, muchos producen poco». Es, según su criterio técnico, «un sector muy poco organizado y que está en manos de gente muy mayor. Son ganaderías en extensivo, en torno a casas payesas. No son rentables, pero los mayores mantienen sus pequeños rebaños por orgullo». No ha habido relevo generacional, de ahí el problema grave que padece: «Cada vez que muere un mayor, desaparecen 20 corderos». Es la principal causa de su declive: «Tiene un efecto retardado, además. Tras morir quien cuidaba del rebaño, al cabo de tres años esa finca empieza a estar abandonada porque los hijos no pueden atenderla».

Las razas autóctonas están, «más que en declive, en extinción», afirma Joan: «Ni el cordero, ni el cerdo blanco ni el pollo (aunque sea pagès) que se comercializan son de razas antiguas ibicencas». Quedan solo «50 cerdos, 236 ovejas y 287 cabras pitiusos». Hay cinco especies autóctonas en riesgo de extinción, entre ellas el porc negre, si bien augura un buen futuro para este porcino gracias a su comercialización. «Es viable sacarle provecho», asegura, aun cuando «producen menos y crecen más lentamente, tienen menos crías y contienen más grasa en el lomo, que si bien antes era un tesoro, ahora es merma para los carniceros». En este sector ganadero, los dos criadores ibicencos de porc blanc son los suministradores para la producción de sobrasada.

El conejo ibicenco es «de excelente calidad y muy reproducible, pero está muy limitado porque no hay un matadero propio», cuya construcción está prevista para el próximo año con el fin de recuperar esa raza y «darle salida». «Hay animales como este o el porc negre que fueron pasado y que pueden ser futuro. Podrían ser un revulsivo en la restauración ibicenca, pero para eso hay que recuperar su producción». Joan avisa que «si no se encuentra provecho comercial a las razas autóctonas, serán carne de zoo».

Los ganaderos de Ibiza avisan del declive del ganado ovino y las razas autóctonas
La mesa redonda se celebró el 10 de diciembre en el Club Diarior de Ibiza. Foto: Vicent Marí

Antonio Tur, de Can Llusià dio a conocer el trabajo de su pequeña explotación sostenible, basada en la economía circular: «Nuestro cultivo principal es la patata, para el que aprovechamos el estiércol que producen nuestras ovejas. Es el mejor abono para producir patatas de la máxima calidad», explica. Tiene un rebaño de unos 120 corderos, lo que le obliga a plantar «mucha extensión de forraje» para alimentarlos: «Eso tiene como consecuencia que el entorno paisajístico se vea cuidado: verde en una época, otra labrado, otra con restos que aprovechan las ovejas una vez se quita de allí el forraje€».

Pero estos rumiantes, advierte, son «un complemento más de la finca, ya que por sí solos no son rentables» dado que los gastos de producción «superan mucho lo que se obtiene por su venta». Sí representan una ayuda a la finca, sin embargo, cuando se suma su aportación (sus deposiciones) a la producción de las hortícolas, como patatas y sandías.

¿Y cómo podrían ser rentables los rebaños en Ibiza? Con más superficie, «con grandes extensiones de terreno», algo complicado en la isla. «Y eso —apunta Tur— que nosotros contamos con nuestra finca y cuatro más que los vecinos nos prestan desinteresadamente, sólo a cambio de que las mantengamos, cuidemos y sembremos».

Galería de fotos

- Publicidad -

Artículos similares

X
X