«La ludopatía es el nuevo mal al que nos enfrentaremos»

Belén Alvite es pedagoga, asesora familiar y directora del Centro de Estudio y Prevención de Conductas Adictivas (Cepca) del Consell Insular d’Eivissa. El próximo jueves, 29 de agosto, a las 19 horas, participará en la I Jornada ‘Gestionando Familias’ que organiza el Club Diario de Ibiza . ‘Tendiendo puentes: Cómo comunicarnos con nuest@s hij@s con eficacia desde la emoción’ es el título que ha elegido esta especialista para su charla.

La ludopatía es el nuevo mal al que nos enfrentaremos

¿Cuál es el tema principal que de su intervención en la I Jornada ‘Gestionando Familias’?

Voy a hablar de los procesos comunicativos en la familia y de la poca importancia que les solemos dar. Haré un recorrido desde la infancia, pero me centraré más en la adolescencia porque así me lo han pedido algunas familias que van a asistir a la jornada.

¿No hablamos lo suficiente?

El perfil de las familias cambia a lo largo del tiempo. A medida que los niños van creciendo aumentan las dificultades en el proceso educativo y comunicativo y se va deteriorando la comunicación con los hijos. Cuando llega la adolescencia todo el mundo tiene ganas de salir corriendo. Los padres dejamos de ser el oráculo que todo lo sabe para pasar a ser los últimos pringados. A todos nos cuesta aceptar ese cambio por lo que se suele producir mal ambiente y una situación de crisis familiar.

¿Alguna recomendación para evitar que la comunicación se deteriore?

Siempre propongo que la comunicación en casa sea de calidad. Es importate que los niños desde que aprenden a hablar aprendan a expresar sus sentimientos. También es fundamental utilizar la calma. Cuando los niños o los adolescentes se equivocan, la calma es un elemento básico al que no solemos recurrir.

¿Tenemos más paciencia con los extraños que con nuestra familia?

Si nos observáramos como hablamos con los hijos de otros cuando, por ejemplo, les ponemos la merienda y con los nuestros, veríamos la diferencia. En la familia se cumple el dicho de ‘la confianza da asco’ y a veces no nos comunicamos muy bien con quienes amamos, precisamente con quienes deberíamos ser más cuidadosos.

Entonces, ¿cómo se podría evitar o mejorar la comunicación en casa?

Para mí hay una regla de oro: Habla a tus hijos como quieras que les hablen los demás.

¿Qué incluye esta regla?

Pues no hablar con impaciencia y no utilizar las típicas profecías de que todo va a ir mal, como por ejemplo, si no apruebas… no conseguirás… Si no te gusta que lo haga un maestro, no lo hagas tú. Con esta premisa en la cabeza automáticamente mejoraremos la comunicación.
Pero las buenas palabras no evitan los conflictos.
No son una garantía, pero sí tenemos mayores posibilidades de éxito para resolverlos.

¿En qué fallan más los padres?

En hacer cumplir las normas y los límites que establecen. Si no se cumplen las consecuencias, no se producirá ningún cambio.

El móvil, ¿invade nuestra vida para bien o para mal?

Los dispositivos móviles se han convertido en una manera de apagar a nuestros hijos. Tenemos que plantearnos si es para que nos dejen tranquilos o es porque obtienen cosas positivas. En este último caso, hay que saber en qué cantidad. En el tiempo libre utilizar las nuevas tecnologías puede ser sano y educativo. Esta generación tiene que dominar las nuevas tecnologías pero también hay que hacer deporte o estar con los amigos.

¿Cuál es el mayor problema que está asociado al móvil?

La ludopatía es un nuevo problema al que vamos a tener que hacer frente. Se está larvando un perfil de ludópata que ya se ve en los servicios de tratamiento. Estamos en un periodo de latencia y todavía no somos conscientes de la magnitud que puede tomar. Es algo de lo que no se puede escapar porque se lleva en el móvil, y nadie sale de casa sin su teléfono.

¿Qué apuestas son las que más enganchan a los jóvenes?

Las apuestas deportivas sobre todo entre los varones. Las posibilidades son tantas que en un partido de fútbol se puede apostar por 700 variables.
Algo, que al estar tan a mano es difícil de erradicar.
Sí, porque durante los partidos que se ven por la televisión se hacen continuos llamamientos a las apuestas. Este tipo de publicidad debería estar regulado. Los niños están viendo a sus héroes deportivos y se encuentran con las casas de apuestas.

¿Hay algunos temas que preocupen más a las familias de Ibiza?

Los mismos que a todas las familias: Vemos a nuestros hijos muy poco competentes para algunas cosas, su autonomía, las relaciones interpersonales, la relaciones de pareja, las drogas. Nos gustaría darles todas las herramientas para adaptarse a los cambios de la vida.