El destino ha hecho que tras la exposición colectiva ‘Mama art contra el cáncer’ esta enfermedad vuelva a estar muy presente en el Club Diario de Ibiza con la obra de Oliver Merlin. La muestra de este artista afincando en Ibiza desde el 2013 es un viaje a través de los sentimientos. «Se trata de mi manera de sacar todo lo que tengo dentro para liberarme», apunta.

Oliver Merlin ha pasado por numerosos trances personales que refleja en las 24 obras de ‘Simple Synergies’, título de la exposición, una minirretrospectiva que aúna varias series .

El deseo por olvidar los malos momentos tiene como resultado los cuadros que forman parte de ‘Amnesia’, donde entre velados trazos aparecen quienes ya no están. En 2016, coincidió el fallecimiento de su padre y el diagnostico a su esposa, Sarah, de cáncer de mama. Oliver pasaba las noches en blanco, y de ahí surgió la serie ‘Insomnio’. «Como no podía dormir me levantaba y me ponía a pintar en tonos oscuros», explica.

Seis meses sin pintar

En aquellos momentos de incertidumbre y zozobra, este pintor que pasa cuatro días a la semana en Londres, o de viaje por el mundo, y tres en Ibiza, estuvo seis meses sin pintar. Así que cuando la etapa personal iba vislumbrando un futuro prometedor, sacó siete lienzos de un metro por un metro al jardín de su casa y comenzó a pintar rápidamente con una gama de rojos y magentas. Otros siete cuadros en colores grises forman parte de la serie que denomina ‘Exterior e interior’. El trabajo concluye, a modo de unión, con un lienzo de gran formato que preside la sala de exposiciones del Club Diario de Ibiza.

Oliver Merlin, junto a una de sus obras en el Club Diario de Ibiza. Foto: Vicent Marí

Tras meses de batalla, su esposa ganó la guerra y de ahí nacen las obras que forman parte de ‘Rushes’, el brote de la vida. «Empecé a pintar piezas que, a mí entender, son figurativas que representan plantas en crecimiento para evolucionar hacia una pintura más abstracta», apunta, al tiempo que añade que los colores pastel, románticos, como el azul, el rosa o el gris, los preferidos de su mujer, son el nexo de estas composiciones.

El aglutinar obras en una serie es para Oliver una forma de desarrollar la idea que tiene en mente e intentar llegar a la perfección, «aunque como nunca lo consigo, al menos lo intento», dice.

Expresar sentimientos 

También explica que, al hablar de sentimientos, el espectador interpreta sus creaciones de formas dispares. Cuenta que una de sus obras, triste para él, era la expresión de la alegría y de la vida para una mujer embarazada.

El sueño de este británico siempre fue dedicarse profesionalmente a la pintura, aunque confiesa que está encantado de haber estudiado para tener una profesión que le ha dado la posibilidad de tener una familia, vivir en Ibiza y, además, pintar.

La exposición encierra misterios con los que Oliver reta a los visitantes: encontrar a las personas y al pez escondido entre algunos de sus trazos.

La exposición estará abierta hasta el 13 de diciembre de 2019 de lunes a viernes, de 18 a 20 horas, en el Club Diario de Ibiza.