Inicio Blog

La transición hacia la energía sostenible es la única opción

0

Los expertos que participaron en el webinar ‘Energías renovables y movilidad eléctrica. Energía limpia como motor económico y sostenibilidad medioambiental’ organizada por el Club Diario de Ibiza con el patrocinio de Palau Sistemas Renovables, dejaron claro que el camino hacia un modelo de transición energética sostenible es la única opción gracias a los cambios normativos que reducen los costes y la certidumbre hacia el futuro.

La transición hacia la energía sostenible es la única opción
Los cinco expertos que participaron en el webinar organizado por el Club Diario de Ibiza con el patrocinio de Palau

La mesa de expertos celebrada el martes contó con las aportaciones de Aitor Urresti, director general de Energía y Cambio Climático del Govern balear; Jordi Salewski, concejal de Medio Ambiente y Transición Energética del Ayuntamiento de Eivissa; Javier Tomás, director de la Universidad Corporativa Power Electronics; Alejandro Labanda, director de Estudios de Unión Española Fotovoltaica (UNEF) y Eduardo Mezquida, CEO de Palau Sistemas Renovables.

Aitor Urresti comenzó su intervención recordando que en 2030 los objetivos son reducir las emisiones en un 40% y conseguir que al menos un 35% de la producción energética proceda de fuentes renovables. «El reto es llegar a 2050 con un sistema prácticamente descarbonizado basado al 100% en energías renovables», avanzó el director general de Energía y Cambio Climático.

Para lograrlo, desgranó algunas de las ayudas tanto para particulares como para empresas e incluso para entidades públicas. «En 2010 están presupuestados cinco millones de euros para ayudas al autoconsumo donde habrá una reserva mínima por isla», destacó. También avanzó que el plan Moves II de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible contará con 2,5 millones de euros en los próximos dos años y apuntó que Balears es una de las comunidades donde mejor ha funcionado este programa. En este sentido apuntó que «la movilidad es clave en las islas» y por ello las infraestructuras son fundamentales, por lo que en 2025 se pretende contar con, al menos, 1.000 puntos de recarga para vehículos eléctricos, de los que actualmente hay 500.

Recarga en zonas turísticas

Uno de los proyectos en los que trabaja el Govern, cuya convocatoria saldrá a licitación en primavera por valor de unos tres millones de euros, es la instalación de puntos de recarga en zonas turísticas con gran afluencia pero alejadas de los núcleos urbanos, una demanda de la hostelería, los concesionarios de venta de vehículos y las compañías de alquiler de coches. Además Urresti insitió en que es fundamental replantear el sistema de transporte público e individual e ir hacia modelos más sostenibles.

El Govern licitará
la instalación de puntos
de recarga
en zonas turísticas

Jordi Salewski se mostró de acuerdo en fomentar una movilidad más sostenible y, como primer paso, se comprometió a pasar de nueve puntos de recarga para vehículos eléctricos a 16 en el próximo año. En la misma línea dijo que «no puede ser que en la isla, solo el 1% de la energía proceda de renovables».

Para incrementar la producción de energía con renovables y fundamentalmente con la solar anunció que próximamente el Ayuntamiento licitará nueve proyectos para la instalación de este tipo de energía y aprovechó para animar a las comunidades de propietarios y a los vecinos para que instalen energía fotovoltaica. «Desde el ayuntamiento ayudamos a la tramitación de las ayudas» y recordó que «en estos momentos no es tan caro».

Este mismo concepto ahondó Javier Tomás, quien insistió en que «la solar es la forma más barata para generar energía. Aunque no existieran ayudas seguiría siendo muy rentable».

En opinión del director de la Universidad Corporativa Power Electronics, «Eivissa es el lugar perfecto para instalar placas solares en los tejados de las comunidades de vecinos, en las viviendas unifamiliares y en los aparcamientos». También es una isla ideal para fomentar el vehículo eléctrico y la instalación de puntos de recarga, sobre todo en un momento donde las previsiones auguran que en 2025 los precios de los coches eléctricos estarán a la par de los de combustión, también bajará el precio de la recarga y aumentará la autonomía.

La reducción del coste y los cambios normativos que aseguran la certidumbre en el futuro son claves para apostar por el autoconsumo, en opinión de Alejandro Labanda. La gran variedad de instalaciones de autoconsumo individuales y colectivas en el sector residencial, en empresas de todo tipo, en industrias y en la hostelería, cuyo pico de consumo coincide con las hora de sol, hacen que la rentabilidad de las renovables sea muy alta.

Entre las numerosas formas de colaborar puso como ejemplo la posibilidad de que un polideportivo pueda compartir la energía que genera en su cubierta con un bloque de viviendas.

La transición hacia la energía sostenible es la única opción
Aparcamiento con una cubierta de placas fotovoltaicas y punto de recarga para vehículos eléctricos ubicado en un hotel de Sant Antoni.

«Aunque no existieran ayudas, la energía solar seguiría siendo muy rentable»

El director de Estudios de Unión Española Fotovoltaica aseguró que «muy pronto el autoconsumo será algo tan sencillo como tener un electrodoméstico. Tenemos que concienciarnos de que es un método para recuperar la inversión en muy poco tiempo y disfrutar de energía gratis». Como dato aseguró que la fotovoltaica proporciona ahorros entre el 30 y 40% en la factura.

Ahorro y amortización

El ahorro fue también una de las variables esgrimidas por Eduardo Mezquida para apostar por la fotovoltaica. Puso como ejemplo una vivienda de 100 metros cuadrados cuyo ahorro puede estar entre el 40 y el 60% en el consumo diurno, en una instalación pequeña una factura mensual puede pasar de 66 a 43 euros y fijó entre 6.000 y 8.000 euros el coste de la instalación por lo que la amortización está entre cinco y ocho años. También destacó que «cuanto más grande es la instalación más económica es».

Como ejemplo el CEO de Palau Sistemas Renovables mostró el caso de éxito de un hotel en Sant Antoni que ha transformado una parcela de arena en un aparcamiento solar que produce con una potencia instalada de 94 kW el 20% del consumo del hotel, una amortización en siete años y que supone una reducción de Co2 de 36 toneladas que equivalen a 1.680 árboles.

Para Eduardo Mezquida «cambiar a energías renovables es la única opción, con la energía solar cuidamos el medio ambiente», un argumento en el que coincidieron los otros cuatro ponentes.

Con energía solar, una vivienda media puede ahorrar entre el 40
y el 60%
en la factura

«La transición energética no puede quedarse solo para los muy ecologistas o para los concienciados con el medio ambiente», reiteró Alejando Labanda, mientras que Jordi Salewski apostó por «una ciudad más amable y sostenible en la que el carril bici sea otro de los elementos que contribuya a la sostenibilidad».

Algo en lo que Javier Tomás ahondó ya que en su opinión «Eivissa tiene una buena oportunidad para diferenciarse y ser una potencia y un ejemplo en la movilidad sostenible».

Aitor Urresti fue mas lejos y expresó su deseo de la necesidad de concienciación y el cambio de hábitos hacia un modelo más sostenible. «No se trata solo de comprar un vehículo eléctrico sino de consumir menos y mejor».

Una novela que da voz a los jóvenes

0

La periodista ibicenca Cristina Roldán Ripoll presenta este viernes en el Club Diario su primera novela, ‘Los pasos de Odette’. La obra, que se puso a la venta el pasado 28 de agosto, retrata la falta de oportunidades profesionales a la que se enfrentan las generaciones jóvenes, a pesar de su formación. La autora también aborda en su ópera prima otros temas como la realidad de la comunidad LGTBI.

La idea de escribir un libro rondaba por la cabeza de Cristina Roldán Ripoll (Ibiza, 1994) desde hace tiempo. Nunca encontraba el momento hasta que se quedó sin trabajo y estalló la pandemia. Entonces decidió dejar Madrid, la ciudad donde residía, y regresar a su isla natal para pasar el confinamiento. De natural inquieto, la joven ibicenca aprovechó el encierro en casa para dar rienda suelta a su afición por la escritura y convertir en realidad un proyecto que abrigaba desde que terminó la carrera de Periodismo.

Roldán quería escribir una novela con la que apoyar y reivindicar la valía de las generaciones jóvenes en el terreno profesional y en la sociedad. «He querido dar voz a los jóvenes para que se nos tome en serio. Parece que hasta que no cumplimos más de 30 años carecemos de valor. A pesar de estar formados, no encontramos nuestro sitio», afirma la autora. En un mes y medio Roldán tuvo lista su novela, ‘Los pasos de Odette’, que presenta este viernes, 11 de septiembre, a las 20.30 horas en el Club Diario de Ibiza. La historia, explica, gira en torno a la vida de Odette, una joven de 26 años que reside en Ibiza que «no soporta las injusticias, la poca libertad y la manera en la que se dictan las normas». «El sistema establece unas pautas a seguir si queremos alcanzar nuestros objetivos que pasan por formarnos y conseguir títulos. Sin embargo, después de seguir todos los pasos marcados, nos encontramos con una realidad diferente y es frustrante, los jóvenes estamos más perdidos que nunca», señala la joven periodista.

Roldán sabe bien de lo que habla. Después de su paso por la universidad Carlos III de Madrid, realizó un Máster en Comunicación, Moda y Asesoría de Imagen por el Instituto Superior de Diseño de Barcelona (ESDI). Desde entonces ha ido encadenando trabajos como becaria y contratos temporales, el último en el campo de la comunicación corporativa y de comunity manager. Aunque aclara que su primera novela no es autobiográfica, Odette, su protagonista, tiene bastante en común con Roldán: comparten edad, formación profesional y muchos pensamientos.

Reflexiones sobre la libertad


Además de poner sobre la mesa la falta de oportunidades profesionales de los jóvenes, ‘Los pasos de Odette’ también reflexiona sobre la libertad y refleja la realidad de la comunidad LGTBI, en concreto de la identidad transgénero, a través de uno de los personajes de la obra, Ada. Samanta comparte protagonismo con Odette. Más joven que ella, hace que ésta vea la vida con otra perspectiva más positiva.

María Jesús Nafría Fernández es la editora que confió en Roldán y apostó por su proyecto. A su vez, la joven ibicenca también quiso hacer su apuesta, depositando su confianza en una joven artista de 16 años, Irene Corbalán Melero, para ilustrar la portada y la contraportada de su primera novela. Las tres estarán el viernes en la presentación de la obra acompañadas por la vicepresidenta del Parlament balear Gloria Santiago, a la que Roldán sigue en las redes sociales y con la que comparte puntos de vista sobre la libertad. Roldán le envió el libro y le pidió que estuviera en su presentación. La novela está disponible en Amazon y se podrá adquirir a partir del viernes en la librería Hipérbole.

‘La mirada’, imágenes que recitan versos

Andrés Ferrer Taberner (Valencia, 1956) lleva cinco años «recolectando y emparejando, como un casamentero, fotografías y poemas». Fruto de esa cosecha nace ‘La mirada. Imágenes y versos’ (editorial Altaveu), que presentará este jueves a las 20 horas en el Club Diario de Ibiza.

El libro aúna dos de las pasiones de este escritor, historiador y geógrafo, que colabora como columnista en Diario de Ibiza. Para Ferrer, entre la poesía y la fotografía «la interacción es innegable, hay vasos comunicantes». A través de ambas disciplinas, el autor de ‘La mirada’ persigue «transmitir la belleza», que halla, en esta obra, en paisajes, personas y animales. Con su cámara lo que pretende es «captar el instante», buscando en todo momento la iluminación correcta; con sus palabras persigue la precisión para plasmar y sintetizar ese rapto de inspiración. La máxima es siempre «menos es más». «Escoger los términos adecuados es como cruzar un arroyo. En ese momento hay que elegir las piedras que te van a permitir atravesarlo. Lo mismo ocurre con las palabras». Así lo explica el escritor, que deja traslucir con la comparativa su amor por la naturaleza y su faceta de montañero. Ahondando en esta idea, Ferrer cita un fragmento de la reseña sobre su libro publicada por la revista Quimera en el mes de junio, que firma la escritora Alicia García-Herrera: «Si la cámara es capaz de capturar el instante, el poema logra prolongarlo para transmitir la emoción…».

‘La mirada’ reúne 25 fotos en color y en blanco y negro con sus correspondientes poemas de verso libre repartidos en cuatro capítulos: ‘Paisajes’, ‘Retratos, ‘Seis criaturas de clorofila’ y ‘Siete criaturas de sangre y una de magia pura’.

'La mirada', imágenes que recitan versos
Andrés Ferrer y Ramón Mayol, durante la presentación del libro en el Club Diario de Ibiza

Fotografías Andrés Ferrer

Admite Ferrer que, a veces, las fotografías y los poemas que les acompañan surgieron de forma independiente hasta que el autor decidió que sus caminos confluyeran en ‘La mirada’.

En otras ocasiones, es la fotografía el origen de todo. Los versos llegan después. Es lo que ocurre con la imagen del hombre que besa a un ciervo captada en Nara (Japón), que ilustra la portada del libro. De esta instantánea surge el poema ‘Cérvido’.

También sucede al contrario. Primero surgen las palabras y luego el autor capta la imagen que ilustra a la perfección su emoción. El escritor pone como ejemplo ‘Furia conífera’, a la que le acompaña una fotografía realizada en Soria, en la Laguna Negra. A Ferrer le «obsesionan» los árboles, «metáfora perfecta del ser humano» porque, explica, «como nosotros, viven en manada, pero en el fondo son solitarios».

También le entusiasman los retratos, la mayoría de los que aparecen en el libro «son robados». Con el teleobjetivo capta expresivos rostros, como el del veterano pescador de la isla de Estrómboli (Italia) que inspira el poema ‘Poseidón’.

Ferrer ha participado en diversas obras colectivas, pero ‘La mirada’ es su primer poemario en solitario. También se trata de su primera publicación de fotografía.

En su currículum como escritor, el autor valenciano atesora relatos y el libro de viajes ‘De árboles, nubes y sueños. El caminar de un peregrino a Santiago’. La novela, de momento, no la ha abordado.

Lector voraz de poemas, se formó en la materia en el taller de Poesía ‘Polimnia 222’ de la catedrática de Lengua y Literatura Elena Escribano. Ella ha sido su «maestra en poesía» y la autora del prólogo de ‘La mirada’.

Ferrer tenía previsto presentar su fotopoemario en el Museo de la Ciudad de Valencia a finales de marzo, pero la crisis del coronavirus y el estado de alarma trastocaron sus planes. Así que será Ibiza, la isla en la que pasa los estíos desde el año 2000, la que acogerá la primera presentación pública de ‘La mirada’.

Ibiza y Formentera

El escritor valenciano es un apasionado de las Pitiusas. En su libro aparece una imagen en la que retrata a una mujer ensimismada en la lectura, bañada por la luz del atardecer de Formentera, una isla que descubrió en 1977.

El columnista de Diario de Ibiza, que también ha colaborado en Levante y Las Provincias, pasará este verano en las Pitiusas, pensando, a buen seguro, en su próximo proyecto, un fotopoemario dedicado a Ibiza.

Presentación en el Club Diario de Ibiza

El escritor e historiador Andrés Ferrer presentó el jueves 16 de julio en el Club Diario de Ibiza su obra ‘La mirada. Imágenes y versos’ (editorial Altaveu) en un evento conducido por el promotor cultural Ramón Mayol. El libro reúne 25 fotografías en blanco y negro y en color acompañadas por sus correspondientes poemas escritos en verso libre. Paisajes, personas y animales inspiran este trabajo que el autor valenciano empezó a fraguar hace cinco años aunando dos de sus pasiones. Andrés Ferrer ha escrito relatos y el libro de viajes ‘De árboles, nubes y sueños. El caminar de un peregrino a Santiago’. Además, es columnista de Diario de Ibiza.

'La mirada', imágenes que recitan versos
Los asistentes a la presentación del libro de Andrés Ferrer guardan la distancia de seguridad y llevan mascarilla

«Si la dejamos, la naturaleza es capaz de recuperarse»

0

Diana Blesa | Ibiza

El conseller de Medio Ambiente de Formentera, Antonio J. Sanz, debate en un foro virtual organizado por el Club Diario de Ibiza con el responsable de la Asociación Despierta sobre los aprendizajes que ha dejado el Covid-19 en relación a la biodiversidad.

Con el Covid-19 ha quedado demostrado que, si la dejamos, la naturaleza es capaz de recuperarse». Así se pronunció el conseller de Medio Ambiente de Formentera, Antonio J. Sanz, en el foro virtual ‘El valor de la biodiversidad en tiempos de Covid’, organizado el miércoles por el Club Diario de Ibiza.

El representante de Formentera debatió con el responsable de la Asociación Despierta y director de comunicación de The Climate Reality (organización de Al Gore en España), Ángel Cano, sobre la relación entre el Covid-19 y la naturaleza en un foro virtual moderado por el periodista de Diario de Ibiza Joan Lluís Ferrer. Estaba prevista la participación del profesor de investigaciones del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y profesor asociado a la Universidad Rey Juan Carlos Fernando Valladares, que finalmente no pudo asistir por causas de fuerza mayor.

Más conciencia medioambiental

Ángel Cano incidió durante todo el foro en la importancia de potenciar la conciencia medioambiental de la población, que «no sabe lo que está pasando». El ponente afirmó que la interacción del ser humano con los animales está tan alterada, «que podemos comer especies que antes no se comían». Cano destacó ejemplos como el murciélago o los pangolinos, y se refirió a que la población humana ha crecido tanto que ahora llega a lugares a los que antes no accedía. «Los animales salvajes desarrollan patógenos cada vez más fuertes por la contaminación de sus hábitats», que a ellos pueden no afectarles pero que pueden tener consecuencias graves en el ser humano. «Cuando estas enfermedades llegan a nuestro entorno urbano, las posibilidades de contagio aumentan porque estamos más expuestos al permanecer [los virus] más tiempo en el aire a causa de la contaminación», expresó.

«Si la dejamos, la naturaleza es capaz de recuperarse»
Ángel Cano, durante su intervención en el foro virtual

Respecto a la rápida propagación de estas enfermedades, Ángel Cano se refirió al mundo global: «Si alguien en Wuhan come murciélago, se infecta, y luego viaja a otra parte del mundo las posibilidades de contagio se multiplican», comentó. «Una de las consecuencias del Covid es que las fronteras van a estar más controladas».

Transformación natural

El conseller de Medio Ambiente de Formentera destacó la transformación de algunos espacios naturales de la isla tras el confinamiento. Con unos vídeos submarinos de inmersiones en diciembre de 2019 y en la primera salida tras el confinamiento, demostró cómo la vida se había multiplicado bajo el mar. «Sin el impacto del hombre, hay más vida».

Tras el tiempo de confinamiento, y al comprobar los cambios que se han producido en diferentes entornos naturales, «la gente se ha dado cuenta de que tenemos a los animales oprimidos», aseveró Ángel Cano.

El responsable de la Asociación Despierta fue más allá, y reclamó a los gobiernos un compromiso firme para acabar contra el cambio climático: «Los gobiernos pueden cambiar grandes cosas en un corto espacio de tiempo, como ha demostrado el Covid. Hemos aprendido que, cuando queremos, podemos». En este sentido, destacó que el Covid acompañará a la sociedad durante «unos meses», pero el cambio climático permanecerá durante muchos años. «Es un problema mucho más grave que el Covid».

Otras enseñanzas del Covid-19


Respecto a las enseñanzas que la sociedad ha podido aprender del Covid-19, es que «hemos aprendido a vivir con menos», en palabras de Cano, quien aprovechó para remarcar la importancia de cada decisión de compra de cada persona para definir el futuro del planeta, tanto por la procedencia del producto como en relación a los métodos de producción, las formas de presentación (uso de plásticos)…

Por otro lado, el representante de Formentera apeló a la organización de conferencias, foros y otros eventos de forma virtual, «sin necesidad de que un buen número de personas se desplace», y evitando así la contaminación propia de estos desplazamientos. Ambos ponentes se mostraron convencidos de que «las videoconferencias han llegado para quedarse».

Pequeñas acciones

Antonio J. Sanz recordó cómo la población ha asumido rápidamente nuevos hábitos como el uso de mascarilla o la necesidad de mantener distancia social con la llegada del Covid-19, y destacó la importancia de incorporar pequeñas acciones en el día a día que ayudan a proteger el entorno: desde reducir el consumo innecesario de energía a generar menos residuos. «Estamos colapsando el medio ambiente», incidió.

«Si la dejamos, la naturaleza es capaz de recuperarse»
Antonio J. Sanz, conseller de Medio Ambiente del Consell de Formentera

El conseller destacó las acciones que está desarrollando Formentera para «tomar medidas para parar la crisis climática» en su territorio: desde proyectos de concienciación ciudadana, la apuesta por las energías 100% renovables, la limitación del consumo de plásticos de un solo uso y la promoción de una movilidad más sostenible.

El periodista Joan Lluís Ferrer puso sobre la mesa la reducción de trayectos marítimos entre Ibiza y Formentera incluso en temporada alta, y Antonio J. Sanz destacó que «se reduce la frecuencia, no el número de plazas», con el objetivo de que haya mayor aprovechamiento en los barcos que viajan entre las islas.

Fomentar la cultura de la reutilización es otra de las grandes tareas pendientes de la sociedad, según Antonio J. Sanz, quien habló también de la importancia de fomentar la separación de los residuos en el origen, aprovechar los residuos orgánicos para generar energía y adquirir nuevos hábitos que ayudan a reducir el impacto medioambiental: «Haz todo lo que esté en tu mano».

El foro virtual se cerró con un vídeo de la desescalada en Formentera en el que, a través de impactantes imágenes de la isla, se invita a pensar en un futuro más sostenible para todos.

«Si la dejamos, la naturaleza es capaz de recuperarse»
Joan Lluís Ferrer fue el encargado de moderar el foro virtual desde la redacción de Diario de Ibiza

El viaje por el hiperespacio de Nika Indorf

Carmen Pi | Ibiza

La pintora Nika Indorf trae al Club Diario de Ibiza  la exposición ‘Hyperspace’, un viaje por el Cosmos que plantea al espectador la posibilidad de que existan diferentes dimensiones.

Indorf, fascinada por la física desde joven y con un estilo hiperrealista en sus comienzos, – «antes plasmaba la realidad de lo que veía en mis obras, hasta que me di cuenta de que necesitaba descubrir lo que realmente soy, lo que tengo dentro, y mostrarlo al público. Por eso me pasé al arte abstracto», informa Indorf– se sirve de técnicas mixtas de pintura, acuosas y grasosas, que hace reaccionar sobre un fondo, en su mayoría de madera, para crear su particular arte abstracto. «Es un azar trabajado», confiesa la pintora, que asegura dedicar mucho tiempo a las pruebas para que surjan las formas que ella desea.

En ‘Hyperspace’, Indorf utiliza nuevas técnicas para trabajar en capas en lugar de emplear lienzos blancos o maderas simples, y generar así el relieve que simboliza las «diferentes dimensiones que existen».

Alemana de nacimiento e ibicenca de corazón, la artista estudió Bellas Artes en Barcelona y actualmente se encuentra cursando los estudios de Derecho y Física. «Son los tres mundos que me apasionan», destaca.

Un paseo por el cosmos 

Sus 13 obras, todas en formato circular, estarán expuestas en el Club diario de Ibiza de lunes a viernes, de 18 a 20 horas, hasta el 28 de febrero.

En ellas, Indorf le plantea al público preguntas trascendentales sobre el Cosmos mostrando «precisamente lo que no se ve, el electromagnetismo que une todas las células del Universo».

«Las obras son de libre interpretación, el receptor puede girarlas y explorar las diferentes formas y colores», comenta la artista. Cada uno de los cuadro posee una luz LED detrás que aporta luminosidad a la obra de tal forma que «cada persona puede elegir el color que le sugiere la pintura». «Puede que por la mañana el cuadro te sugiera un color y por la tarde otro, va también en función de tus emociones», comenta la autora.

La artista ha realizado diferentes exposiciones en Barcelona, Holanda, Alemania e Ibiza.

Ibiza da los primeros pasos hacia una isla más intuitiva e inteligente

0

Con el fin de analizar los retos de Ibiza para convertirse en una ‘Isla Inteligente’, Diario de Ibiza ha convocado una mesa de expertos en la que representantes de la Administración pública, la Universidad y las empresas privadas han debatido acerca de las posibilidades de la isla para, a través de las nuevas tecnologías, convertirse en un espacio más sostenible y con más posibilidades para los ciudadanos.

«Existen muchas interpretaciones de lo que es una smart city. Desde mi óptica es una ciudad, o isla en este caso, que tiene que aprovechar al máximo todos sus recursos», arrancó el vicepresidente segundo del Consell, Javier Torres, quien compartió mesa con el profesor de la Universidat de las Illes Balears, Bartomeu Serra, el presidente de la Pimeef, Alfonso Rojo, y el gerente de Infinitel, Vicente Costa.

El catedrático de la UIB partió de la idea de que todas las ciudades son inteligentes y se remontó a Uruk (Mesopotamia), la primera ciudad creada por el hombre, en la que nació la escritura como respuesta a una necesidad. De este modo, Serra considera que las ciudades inteligentes son aquellas que saben «dar respuestas a los problemas que vayan surgiendo utilizando todas las herramientas» disponibles.

La incorporación de las nuevas tecnologías es esencial para alcanzar ese concepto de smart island, según el gerente de Infinitel, quien incidió en que el protagonista de estas ciudades debe ser el ciudadano. En este sentido, surgió una de las tareas pendientes en Ibiza: la implantación de una conexión a internet de calidad en toda la isla. «En Ibiza existen dos realidades: ciudadanos que tienen una conexión de calidad a internet y otros que, según dónde vivan, no tienen siquiera TDT o conviven con ADSL rural», apuntó Javier Torres, quien considera fundamental «actualizarnos y situarnos en el siglo XXI».

«Falta cubrir todo el territorio con fibra óptica», remarcó Vicente Costa, quien, sin embargo, destacó que para convertir Eivissa en una smart island «no va a ser necesario el 5G», pero sí fibras ópticas troncales para evitar fallos en la conexión.

Ibiza da los primeros pasos hacia una isla más intuitiva e inteligenteLos i
Movilidad y energía

Con el fin de mejorar aspectos como la movilidad o el aprovechamiento de la energía, es fundamental disponer de unos datos que recogerá el Consell de Eivissa gracias a su proyecto Smart Island. ¿El objetivo? Mejorar la eficiencia de la isla mediante el uso de la tecnología, una herramienta clave para obtener datos de calidad, en tiempo real, que estarán a disposición de los usuarios.

Javier Torres afirmó que la actualización de las telecomunicaciones en la isla parten de la propia institución (que tiene sistemas de correo electrónico y webs desactualizadas), pero ha de extenderse a toda la isla para hacerla más eficiente, tecnológica e intuitiva.

«La movilidad es una de las principales preocupaciones de los ciudadanos y, en un lugar como Ibiza, con problemas de saturación, es fundamental», expuso Javier Torres, quien avanzó la creación de aplicaciones que permitirán conocer el momento exacto en el que llegará el bus (que irá localizado por GPS) o ver la ocupación de los aparcamientos (que estarán monitorizados), evitando desplazamientos innecesarios cuando estén completos.
Por otro lado, el Consell quiere también monitorizar las playas con el fin de conocer su ocupación, lo que mejorará la experiencia de quienes quieran disfrutar de ellas en tranquilidad, además de permitir la protección de zonas sensibles.

La triple hélice

Serra puso sobre la mesa la importancia de que exista una vinculación directa entre la Administración, la Universidad y la empresa privada para conseguir avanzar en la sociedad. «Deben tener un espacio común de intersección», planteó Serra, quien expuso varios proyectos que lleva adelante en la UIB. «Estoy luchando para que, desde la Universidad, podamos aportar soluciones a problemas que tengamos en el Mediterráneo», añadió.

El catedrático explicó el proyecto Smart to UIB, mediante el que quieren demostrar que «es posible que una comunidad de 18.000 personas no contribuya al cambio climático», buscando métodos de aprovechamiento de la energía. Serra destacó que la Universidad también trabaja en diferentes proyectos con empresas, soluciones «para aplicar hoy».

En relación a este apoyo de la Universidad a las empresas, Alfonso Rojo explicó que, cuando conoció la UIB, salió muy sorprendido del gran potencial que tiene, y a la vez «enfadado» por el poco uso que hacen de ella.

Un marco jurídico claro

Otra demanda que surgió en la mesa, en este caso por parte del representante de los empresarios, es la creación de un «panorama jurídico claro». «El desarrollo de la tecnología no debería depender del color político», indicó Rojo, quien opinó que los cambios de gobierno no pueden suponer un cambio de legislación, y pidió continuidad en los proyectos para implantar la tecnología. Torres respondió que su equipo tiene un firme compromiso en este sentido, y quiere situar a la isla al nivel de Europa.

Sebastián J. Oliver, Alfonso Rojo, Cristina Martín, Bartomeu Serra, Javier Torres, Vicente Costa y Xavier Santamaria.

Este es el primer encuentro de una serie de actividades que el Club Diario de Ibiza organizará este año en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 ONU.

Yayo Herrero: «El consumo, en vez de más felicidad, crea angustia»

Carmen Pi. Eivissa

¿Cómo serían nuestras sociedades, nuestra política y nuestra economía si el mantenimiento de una buena vida para todos fuera la prioridad?», plantea Yayo Herrero, experta en ecofeminismo y miembro de Ecologistas en Acción

Yayo Herrero pronunció la conferencia ‘Ecofeminismo’ en el Club Diario de Ibiza. Una conferencia organizada por Ara Eivissa y que presentó Laura García, en la que expuso sus ideas sobre la «crisis que estamos atravesando» y las «posibles alternativas», teniendo como punto de partida «la vida».

EL ‘Ecofeminismo’ es un movimiento que «propone situar el mantenimiento de todas las formas de vida como prioridad absoluta de la política y la economía». Trabajadora de la cooperativa Garua, miembro de Ecologistas en Acción, profesora de la cátedra de la Unesco de Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible de la UNED y portavoz de un espacio «en torno a las transiciones socioecológicas» llamado Foro de Transiciones, la experta aboga por un cambio de sistema para que «la prioridad social» deje de ser «el crecimiento de la economía».

Yayo Herrero: «El consumo, en vez de más felicidad, crea angustia»
Yayo Herrero y Laura García en el Club Diario de Ibiza. Foto: Vicent Marí

¿Qué es el ecofeminismo?
Es una corriente de pensamiento y un movimiento social que surge a medida que se expande el movimiento feminista a comienzos de los años 70, y que se centra en razonar y pensar sobre la crisis que estamos viviendo y sus alternativas, poniendo como centro la vida.

¿Podría poner un ejemplo?
Claro. La idea es preguntarse: ‘¿Cómo serían nuestras sociedades, nuestra política y nuestra economía si el mantenimiento de una buena vida para todos fuera la prioridad?’. Los seres humanos somos una especie que vive inserta en un medio natural, el planeta Tierra, que es de donde sacamos todo lo que necesitamos para poder mantener la vida física. Pero esa naturaleza tiene límites físicos que han sido superados, como lleva avisando la comunidad científica desde los años 80, por haber configurado un modelo de vida y un modelo de economía que no lo tiene en cuenta.

¿Y dónde entra el feminismo?
Hay que tener en cuenta que nuestra vida transcurre encarnada en cuerpos vulnerables, finitos y que envejecen, que tienen que ser cuidados durante toda la vida pero, sobre todo, en momentos como son la infancia, la vejez, o la enfermedad. En definitiva: la vida de una persona sola es inviable. Siempre vamos a necesitar que nos cuiden y vamos a tener que cuidar de otras personas durante el ciclo vital. Ahí entra el feminismo.

¿Convertirnos en cuidadores?
A lo largo del tiempo quienes, normalmente, se han ocupado del cuidado de los cuerpos han sido y son mujeres. Vivimos en sociedades que tienen una particular división sexual del trabajo, y que asignan a los hombres la obligación de estar de ser proveedores de la casa y del dinero, y que asigna también, de forma no libre, a las mujeres (en su mayoría) la tarea del cuidado de la vida, una tarea que es imprescindible, pero que se desarrolla cada vez más en modelos económicos y sociales dónde la vida está siendo atacada. En modelos que precarizan, que reducen los salarios, que recortan en gasto público o en servicios sociales. Por lo tanto, los hogares, es decir, las casas y, dentro de ellas, a las mujeres, es quienes les toca actuar como amortiguador o colchón de este modelo económico que tiene unas prioridades que son diferentes a las de mantener el bienestar de las personas. El feminismo parte de la igualdad, por lo que abogamos por un sistema en el que estos roles se rompan y aceptemos el hecho de que nos necesitamos todos.

¿Qué es lo que prima en nuestra sociedad?
La mayor denuncia desde los movimientos de corte ecofeminista, y muchos otros, es que la prioridad social está centrada en torno al crecimiento de la economía. Con tal de que ésta crezca merece la pena sacrificarlo todo. Es decir, merece la pena sacrificar caladeros de pesca, territorios cultivables y hasta cambiar el clima y destrozar el planeta. Sin embargo, todo este sacrificio lo que oculta es que, al final, sin naturaleza y sin todos esos trabajos de cuidado, no hay ni economía ni vida posible.

Pero «el mundo siempre ha sido así», dicen algunos.
Entender esta frase como ley natural es muy peligroso, ya que en realidad esta situación es tremendamente reciente. En España, las personas vivieron con los recursos que producía nuestro propio territorio prácticamente hasta finales de los 70 y en 1989 teníamos un consumo de energía primaria que era menos de la mitad que el de ahora. Y en esos años no íbamos en taparrabos ni vivíamos en cavernas, llevábamos vidas muy normales. Lo que se ha producido ha sido una escalada brutal en el consumo, así como en las formas irracionales de entender la economía. Y ese consumo, paradójicamente, a mucha gente, lejos de haberle proporcionado más felicidad y tranquilidad, cada vez le angustia más. Este modelo, que invierte mucho dinero y publicidad en plantearse como el único posible y el único deseable, tiene muchos problemas.

¿Existen alternativas?
Por supuesto. Eso sí, todas ellas implican adoptar formas de vida mucho más sencillas en lo material, con mucho menos consumo. También implica que la economía tiene que ser vista de una forma radicalmente distinta.

Algo inevitable ya.
Exacto, es importante tener en cuenta que esa reducción del consumo y del tamaño material de la economía se va a producir sí o sí. Es decir, el agotamiento de los recursos naturales y el propio cambio climático se van a encargar de que tengamos un estilo de vida material global mucho más sencillo. Lo que está en juego es si se va a llegar a ese estilo de vida de una manera justa o no.

Póngase en lo peor.
La vía justa implicaría un reparto de la riqueza. En la otra opción, la más peligrosa, los pequeños núcleos continuarán teniendo privilegios mientras cada vez más gente va quedando en terrenos de marginalidad, precariedad y empobrecimiento..

¿Cómo contribuye la sociedad a que esta rueda siga girando?
Sobre todo adoptando acríticamente los discursos que queremos oír. El problema es que existe una especie de mitología que hace pensar que tu vida no merece la pena si no consumes. Que vivimos mejor y tenemos un bienestar mayor ligado a un montón de objetos de consumo y, sobre todo, una estructura de la sociedad en la que los puestos de trabajo que se favorecen son muchas veces tremendamente dañinos, mientras que los que podrían ser mucho más sostenibles no reciben ni el apoyo ni el incentivo que deberían.

Y seguimos sin abrir los ojos…
Si hubiera una información clara que expresase y que contase la gravedad de la situación en la que estamos, las repercusiones y el tipo de mundo que les estamos dejando a las generaciones futuras, creo (espero) que la reacción sería diferente. Está claro que existe un oscurecimiento de toda esta problemática en la sociedad. Se habla más, recientemente, del cambio climático, pero es muy raro que veas en medios de comunicación información sobre el declive del petróleo y lo que supone.

¿Qué supone?
Se plantea la transición a las energías renovables como si fuera cuestión de sustituir unas fuentes energéticas por otras, cuando las renovables, que son de las que vamos a vivir en el futuro, no pueden, ni de lejos, sustituir lo que ha podido permitir el petróleo. Es decir, son fuentes que inevitablemente van a sostener estilos de vida muchísimos mas sencillos. Esto no se cuenta.Por otro lado, existe una idea instalada de que la economía tiene que crecer para poder generar puestos de trabajo, que funciona como herramienta de domesticación.

¿Y la soledad?
Si. Estamos atomizados y solos. La capacidad de juntarnos para conseguir cosas, aunque sean pequeñas, tiene mucho que ver con las posibilidades de cambio.

Atravesamos una crisis ecológica, económica y social…
Todas ellas van entrelazadas. En este momento, el individualismo te impide ver incluso los tipos de daños que están sufriendo otras personas. Por ejemplo, la crisis de personas refugiadas, o los movimientos migratorios forzosos que se están produciendo. Vemos personas que topan con vallas que no les permiten entrar en las zonas ricas, pero esas vallas se abren y se cierran todos los días para introducir los materiales y la energía que son extraídos de sus territorios. Todos los países ricos son tremendamente dependientes de recursos que vienen de territorios que han sido históricamente utilizados como grandes minas y como grandes vertederos. Y hay una relación de injusticia que fuerza la salida de muchas personas de sus territorios y un conflicto enorme.

¿Estamos despertando?
Yo creo que sí. Yo llevo en el movimiento ecologista mucho tiempo y me emociona ver a los jóvenes del Fridays For Future en la calle llamando la atención sobre todas estas cuestiones. Es verdad que vamos tarde pero, aun así, hoy mejor que mañana.

¿Qué propone el ecofeminismo?
Situar el mantenimiento de todas las formas de vida como prioridad absoluta de la política y de la economía. Eso, que es muy genérico, aterriza en propuestas de políticas públicas absolutamente viables y factibles técnicamente, aunque mucho más complicadas políticamente, si no se trabaja bien toda la sensibilización de la ciudadanía. Por ejemplo, establecer políticas de gestión de demanda. Gestionar el agua, el territorio, el consumo o el tipo de agricultura en función de lo que el territorio puede proveer, y con eso garantizar las necesidades de la gente, no al revés. Ahora se estimula por vía publicitaria que la gente pida todo lo que quiere, y luego se fuerza lo que sea necesario para que ese consumo sea posible y se sigan incrementando las ventas. Descarbonización de la economía, reducción del consumo energético, reducción del transporte privado, cambio en el tipo de edificación… Y, por supuesto, todo un sistema de pedagogía social. Campañas importantes de sensibilización del conjunto de la ciudadanía, para que entiendan y apoyen estas medidas.

¿Conoce Ibiza?
He estado un par de veces en la isla. Conozco el problema que existe derivado del turismo y de las avalanchas de población que consume cantidades ingentes de agua, y que, al no estar vinculadas al territorio ni afectiva ni intelectualmente, suponen un impacto material negativo en la isla. La industria turística, mal gestionada, supone un factor destructor tremendo que genera un tipo de crecimiento económico raquítico, así como puestos de trabajo tremendamente precarios, la gentrificación de la isla, el uso ingente de energía fósil, los cruceros, el gran número de vuelos y un tipo concreto de hábitos generados dentro del propio territorio.

¿Algún consejo?
A veces, cuando miramos el problema, lo vemos como un monstruo tan grande que no sabemos por dónde meterle mano. Organizarse es bastante importante, ya que enfrentarnos solos a los problemas estructurales no da mucho margen de victoria. Necesitamos combatirlo de forma organizada e ir poniendo en marcha experiencias y alternativas que, aunque sea en lo concreto y de forma pequeña, funcionen. Agroecología, iniciativas económicas solidarias, medios de comunicación alternativos que traten estos temas… son iniciativas que resuelven necesidades de la gente y laboratorios de experiencia que nos permiten experimentar el éxito de hacer cosas juntos. Y ese es el mejor antídoto contra el desánimo.

Ibiza Fashion Bloggers, en busca de las imágenes del ‘lifestyle’

La IV Edición de Ibiza Fashion Bloggers, certamen de fotografía que organiza Diario de Ibiza, encara la semana decisiva. La expectación y las ganas de participar en este concurso de tantos seguidores han conseguido que los organizadores decidieran ampliar el plazo hasta el próximo jueves 5 de diciembre. Más de un centenar de fotos esperan el veredicto del jurado.

Para concursar hay que entrar en el perfil de Instagram de Ibiza Fashion Bloggers y colgar una o más fotografías que representen el lifestyle de la isla. Es imprescindible utilizar el hashtag #IFB2019 y seguir a los patrocinadores del certamen: @Eiviestetic, @Perfumeriasafrica, @Boutiquevaroibiza y @canllucibiza. Entre los participantes se decidirán los Instagramers ganadores de esta edición.

Ibiza Fashion Bloggers, en busca de las imágenes del ‘lifestyle’
@misstower

El sábado 30 de noviembre, siete participantes elegidos entre las fotografías más votadas, compartieron una almuerzo en Can Lluc con Eva Vintage.

La gala, que se celebrará el 12 de diciembre a partir de las 19.30 horas en el Club Diario de Ibiza, estará abierta al público hasta que se complete el aforo. El evento estará presentado por Victoria Torre Sustaeta @_vivicienta_ y en esta edición cuenta como embajadoras a Eva Vintage @eva_vintage y a Anita Moreno @dress_to_impress_ibiza.

Quienes asistan podrán conocer a través de una experta como Natalia Castaldini, algunos trucos para conseguir el máximo rendimiento de las redes sociales, gracias al taller ‘De Blogger a Mojoer. El periodismo móvil como nueva manera de contar moda y lifestyle’.

También están previstos varios estands en la entrada en el Club Diario de Ibiza y talleres relacionados con la moda y la estética a cargo de los patrocinadores: Perfumerías África, Bouttique Varó, y Can Lluc Hotel y Restaurante Ibiza.

Ibiza Fashion Bloggers, en busca de las imágenes del ‘lifestyle’

Viaje a través de los sentimientos de Oliver Merlin

0

El destino ha hecho que tras la exposición colectiva ‘Mama art contra el cáncer’ esta enfermedad vuelva a estar muy presente en el Club Diario de Ibiza con la obra de Oliver Merlin. La muestra de este artista afincando en Ibiza desde el 2013 es un viaje a través de los sentimientos. «Se trata de mi manera de sacar todo lo que tengo dentro para liberarme», apunta.

Oliver Merlin ha pasado por numerosos trances personales que refleja en las 24 obras de ‘Simple Synergies’, título de la exposición, una minirretrospectiva que aúna varias series .

El deseo por olvidar los malos momentos tiene como resultado los cuadros que forman parte de ‘Amnesia’, donde entre velados trazos aparecen quienes ya no están. En 2016, coincidió el fallecimiento de su padre y el diagnostico a su esposa, Sarah, de cáncer de mama. Oliver pasaba las noches en blanco, y de ahí surgió la serie ‘Insomnio’. «Como no podía dormir me levantaba y me ponía a pintar en tonos oscuros», explica.

Seis meses sin pintar

En aquellos momentos de incertidumbre y zozobra, este pintor que pasa cuatro días a la semana en Londres, o de viaje por el mundo, y tres en Ibiza, estuvo seis meses sin pintar. Así que cuando la etapa personal iba vislumbrando un futuro prometedor, sacó siete lienzos de un metro por un metro al jardín de su casa y comenzó a pintar rápidamente con una gama de rojos y magentas. Otros siete cuadros en colores grises forman parte de la serie que denomina ‘Exterior e interior’. El trabajo concluye, a modo de unión, con un lienzo de gran formato que preside la sala de exposiciones del Club Diario de Ibiza.

Viaje a través de los sentimientos de Oliver Merlin
Oliver Merlin, junto a una de sus obras en el Club Diario de Ibiza. Foto: Vicent Marí

Tras meses de batalla, su esposa ganó la guerra y de ahí nacen las obras que forman parte de ‘Rushes’, el brote de la vida. «Empecé a pintar piezas que, a mí entender, son figurativas que representan plantas en crecimiento para evolucionar hacia una pintura más abstracta», apunta, al tiempo que añade que los colores pastel, románticos, como el azul, el rosa o el gris, los preferidos de su mujer, son el nexo de estas composiciones.

El aglutinar obras en una serie es para Oliver una forma de desarrollar la idea que tiene en mente e intentar llegar a la perfección, «aunque como nunca lo consigo, al menos lo intento», dice.

Expresar sentimientos 

También explica que, al hablar de sentimientos, el espectador interpreta sus creaciones de formas dispares. Cuenta que una de sus obras, triste para él, era la expresión de la alegría y de la vida para una mujer embarazada.

El sueño de este británico siempre fue dedicarse profesionalmente a la pintura, aunque confiesa que está encantado de haber estudiado para tener una profesión que le ha dado la posibilidad de tener una familia, vivir en Ibiza y, además, pintar.

La exposición encierra misterios con los que Oliver reta a los visitantes: encontrar a las personas y al pez escondido entre algunos de sus trazos.

La exposición estará abierta hasta el 13 de diciembre de 2019 de lunes a viernes, de 18 a 20 horas, en el Club Diario de Ibiza.

Isabel de Ocampo: «Para maltratar a una mujer necesitas pensar que estás por encima»

0

Marta Torres Molina. Ibiza

Productora, guionista y directora, Isabel de Ocampo ganó en 2009 el Goya al mejor cortometraje de ficción por ‘Miente’. Cuatro años después la nominaron a mejor dirección novel por su largometraje ‘Evelyn’, sobre la trata de mujeres para la esclavitud sexual y en el que conoció a uno de los hombres que aparecen en ‘Serás hombre’, el documental en el que De Ocampo, que colabora como presidenta ejecutiva de la European Women’s Audiovisual, disecciona la masculinidad en la actualidad. Este viernes a las siete de la tarde se proyecta en el Club Diario en un acto organizado por la Dirección Insular de la Administración del Estado.

‘Serás hombre’ es un collage sobre la masculinidad. ¿Debo asustarme?
Depende de lo sensibilizada que estés. Trata de la masculinidad tóxica y el machismo. Es una invitación a reflexionar de dónde viene la forma de pensar que heredamos todos y todas. El machismo no es algo que afecte sólo a los hombres. Se ponen en bandeja una serie de propuestas y de ideas para debatir o reflexionar y luego cada uno que haga lo que quiera con esa información.

No hay voces de mujeres en el documental. Es premeditado, supongo.
Que sólo haya hombres es totalmente premeditado y me ha traído bastantes problemas. Quería mostrar modelos masculinos. No podemos proponer un nuevo concepto de masculinidad si no ponemos a hombres que piensan así delante de la cámara diciendo: «Yo soy feminista». Hay que redefinir la valentía. Los hombres que hablan conmigo son valientes tal y como yo lo entiendo: no tener miedo a hablar de tus sentimientos. Eso, para los hombres, es sinónimo de debilidad pero, para mí es valentía.

En el tráiler un exproxeneta dice que si ves a una mujer como una persona, dejas de ganar dinero. Repito: mirar a una mujer como una persona.
Hay una frase que dice que el feminismo consiste en la radical idea de considerar a las mujeres personas. El problema de la cosificación es que cuando hablamos de ello parece algo abstracto, pero no, es algo muy concreto. Para poderte acostar con una prostituta necesitas devaluarla como persona porque si la consideras como una persona igual a ti no puedes hacerlo. Sabiendo que te estás aprovechando de su vulnerabilidad. Si la consideras como tu hermana, no lo puedes hacer porque a tu hermana la quieres. Para maltratar a una mujer necesitas considerar que estás por encima de ella. Escuecen esas palabras, claro, pero es que cuando hablamos de cosificación y de objetualización de las mujeres consiste en esto, en no mirarlas como personas porque si no, en el caso de la prostitución, no puedes sacar dinero de ellas.
A este exproxeneta lo conocía de su anterior trabajo, ‘Evelyn’, sobre la trata, ¿no?
Sí, llevo muchos años hablando con él y asistiendo a su evolución psicológica, que no ha sido nada fácil para él. Admitir que las mujeres son personas es como quitarse la venda de los ojos y ese es un camino de no retorno ¿Cómo te vuelves a poner la venda para seguir explotándolas? La empatía con las mujeres, ser capaces de ponerse en el lugar de ellas, es un trabajo que los hombres tienen pendiente. El problema es que el mandato de la masculinidad les dice que si se ponen en el lugar de una mujer van a ser considerados nenazas, mariquitas o débiles. Hay una gran resistencia a dar ese paso.

¿Cómo se ha construido esa masculinidad?
Hace muchos siglos, a través de una serie de religiones monoteístas que eliminaron de un plumazo a las diosas femeninas. Si dices mi dios es el único y es hombre, la autoridad queda limitada al hombre. A eso le añades el control sobre el cuerpo femenino, como llevan a cabo las grandes religiones monoteístas del mundo, y tienes el caldo de cultivo perfecto para controlar a las mujeres, para cosificarlas. Ahora decimos que hay dos géneros: hombres y mujeres. Antiguamente sólo había uno: el masculino. Las mujeres, los hijos y los esclavos eran posesiones de ese único género, los hombres. Hemos llegado a esta masculinidad a base de perpetuar esa idea tan cómoda y tan llena de privilegios para ellos.

Ser feliz

¿Las mujeres hemos dado unos pasos que ellos no dan ni a la de tres?
Las mujeres hemos avanzado muchísimo y esto está generando muchísima resistencia y violencia por parte de ellos. No quieren perder su posición de poder en el mundo porque perciben que van a perder muchas cosas y desconocen todo lo que van a ganar.

¿Tenemos que vendérselo?
No hay que vendérselo. Si el destino de un ser humano es ser feliz difícilmente vas a serlo si concibes el mundo de esa forma tan desigual y tan injusta. Nunca serás feliz.

En el tráiler una persona trans dice que no era consciente del miedo que pasaba como mujer y que no pasan los hombres.
Sí. Cuando escuché a Paul decir eso caí en la cuenta de que hay gente que sale sola por la noche por la calle y no tiene miedo: los hombres. Nunca me había planteado eso. Fue una sorpresa. Pensé: «Ah, ¿se puede salir a la calle sin estar mirando ni vigilando quién viene detrás de mí?». En ese sentido, los trans tienen el don del conocimiento total porque han experimentado el mundo desde los dos sexos. Tienen un conocimiento que cuando lo comparten con los demás nos quedamos boquiabiertos.

Isabel de Ocampo: «Para maltratar a una mujer necesitas pensar que estás por encima»

¿Ha descubierto muchas cosas con este documental?
¡Muchísimas! ¡Y las que estoy descubriendo día a día! Estamos haciendo proyecciones con coloquio y estos se convierten en terapias de grupo. Los hombres hablan. También enmudecen. Te das cuenta de que hay muchos hombres abiertos a escuchar y a tratar de cambiar.

¿Cómo se hace eso?
Pues haciendo lo que vais a hacer en Ibiza: llevando a personas que ofrecen ideas nuevas y refrescantes y proyectando documentales como el mío, en los que se plantean estas cuestiones sin atacar a nadie y desde el respeto más absoluto a todo el mundo. La respuesta esperable a esa pregunta es: desde la educación. Me niego a cargar continuamente sobre la educación. Todos somos responsables de nuestro entorno, de nuestro metro cuadrado. ¿Cómo se hace? Con la valentía de cada uno de nosotros para parar los chistes e imágenes sexistas y los vídeos porno que se filtran en los grupos de whatsapp. Todos y cada uno de nosotros y nosotras tenemos una responsabilidad individual y si consiguiéramos no callarnos y no ser cómplices con nuestro silencio no haría falta decir constantemente: la educación, la educación, la educación… Mira, perdona, la educación somos todos.

En otro momento del documental, a una agencia de publicidad le piden una campaña sobre violencia de género y en la reunión uno pregunta: ¿Qué género?
Eso dicen, sí. Primero hay que definir qué es un género y eso es lo que hace un documental, tratar de definir qué es el género. Es un adjetivo. La testosterona no es una hormona masculina, masculino es el adjetivo que le ponemos nosotros. Testosterona también tengo yo. Y hay mujeres que tienen más que un hombre. El género es un adjetivo con el que nos conformamos y con el que nos clasifican nada más nacer, supuestamente para que la vida nos sea más fácil. Pero cuando a una de las partes le hacen un agujerito en la oreja nada más nacer y luego, cuando crece, la acusan de coquetería… El género no tiene nada que ver con la naturaleza, es una voluntad de ser de una determinada manera que impone la sociedad tanto a los hombres como a las mujeres.

Desde que nacemos las mujeres tenemos claro lo que se supone que tenemos que ser, pero en el caso de los hombres, ¿esto se define a través de la negación, de lo que se supone que no deben ser?
Exacto, porque ellos nacen con el privilegio de pensar que lo masculino es lo neutro. Este documental propone que lo masculino no es lo neutro, lo masculino es masculino. Y lo masculino es también, de nuevo, una serie de mandatos. Si encajas en ellos, serás aceptado por tus padres, compañeros y amigos. Pero si te sales de ese comportamiento se van a reír de ti y te van a ridiculizar. Más te vale, por ejemplo, no pintarte las uñas. Esto ocurre desde pequeños. A los niños, a los tres años, si les propones profesiones de mujeres y de hombres asociarán las de cuidados a las mujeres. ¿Por qué? Porque miran a su alrededor y es lo que ven. Por eso es importante que haya mujeres ejerciendo la autoridad, en puestos directivos y tomando decisiones. Somos más de la mitad de la población mundial y parimos al mundo entero. Algo tendremos que opinar.

Pues para ser las que parimos al mundo tengo la sensación de que se nos respeta muy poco.
Un profesor que sale en el documental tiene una respuesta para esto, un amago de respuesta, un borrador. Cuando te tienen metida en casa y centrada en los cuidados no puedes dedicarte a dirigir el mundo. El hecho de que la maternidad esté tan castigada es una forma de controlar a las mujeres. La maternidad está castigada desde el momento en que te quedas embarazada. Te quedas sin trabajo, cobras menos, te dejan de promocionar… Estás pariendo ciudadanos que dentro de equis años te van a pagar las pensiones y es absurdo que los gobiernos no estén de rodillas, suplicando a las mujeres que den a luz a más ciudadanos.

Ley de Violencia de Género

Ahora que habla de gobiernos, Zapatero también sale, ¿no?
Sí, porque bajo su mandato España elaboró la Ley de Violencia de Género, que fue casi pionera en Europa. Lo reivindico no por ser Zapatero sino por ese avance que logramos los españoles. Hay que reivindicarlo: hemos tenido el primer presidente feminista de la historia de la humanidad. Antes que el de Canadá, Trudeau, que se está llevando las medallas. No, lo siento, estábamos nosotros antes. Esto también es marca España, patriotismo, pero éste no les interesa a los fachas.

¿El patriotismo también es machista y masculino.
Sí, reivindicar ese tipo de patriotismo, que somos un país puntero en avances sociales, bueno, éramos, para ellos esto no es patriotismo.

¿Como feministas hay que ir afilando los cuchillos para lo que se viene encima?
Sí. Hay que ser fuertes. Estamos en un momento de involución de los hombres cangrejo, que van hacia atrás porque les asusta ir hacia adelante. No hay que darle mayor importancia. Ellos mismos caerán por su propio peso en la historia como lo han hecho todos los hombres que se negaban a avanzar.

Buscando información sobre usted y su documental me encontré con ‘Mi marido me pega lo normal’, de Miguel Lorente.
Sí. El otro día hablaba con un policía al que habían cambiado de unidad, de Homicidios a Violencia de Género, y estaba asustado. Decía que la violencia contra las mujeres tiene un ensañamiento que no es normal. Estaba abrumado. Es esto: mi marido me pega lo normal. Es una normalización de la violencia contra las mujeres. Cuando ellas y ellos la interiorizan tenemos un problema muy grave. A Miguel Lorente, médico forense, le pasó lo mismo. Tenía que hacer partes de violencia y se encontraba con que las mujeres llegaban con unas heridas que no eran normales. Era crueldad. Cuando una mujer le soltó esa frase se dio cuenta de que era un problema estructural.

Su productora se llama Mandil. ¿Una declaración de intenciones?
Totalmente. Spike Lee llamó a su productora 40 acres & a mule, como reivindicación y se me ocurrió ponerle este nombre por el mismo motivo: si nos han castigado a estar siempre en la cocina con el mandil, pues olé. Aunque mi productora ha fallecido. Este documental lo he hecho con otro nombre, Isabel de Ocampo.

Igualdad

¿Optimista o pesimista en cuanto a la igualdad?
Pesimista. Soy pesimista con el cambio climático, defiendo que vamos a ver la muerte porque no tiene solución. Igual nosotros no, pero nuestros hijos o nietos, sí. Y vivimos en un país donde ya sabemos cómo actúa el calor en las mentes. Se vuelve todo más irritable e insoportable. Soy muy pesimista porque a más calor, más violencia contra las mujeres. Aunque también soy optimista porque creo que esa violencia contra las mujeres cada vez va a estar más desacreditada y acotada. Confío en que cada vez sean menos las mujeres asesinadas.

Tras el documental, ¿ha cambiado su idea de lo que es ser hombre?
No, porque tenía claro lo que quería contar. Este documental es una especie de tesis doctoral audiovisual. Quería contar esas ideas al mundo. Lo que no me esperaba es que el mundo estuviera de acuerdo conmigo. Cuando empecé a prepararlo busqué la palabra masculinidad en Google. Había poquísimas entradas. Tres años después éstas se habían multiplicado por tres. Se hablaba mucho de ello en los países anglosajones, pero muy poco en los de habla hispana. Lo único que ha cambiado en mí es que antes hablaba de ello y me miraban rarísimo y se reían. Tengo vídeos de hombres a los que les explicaba que iba a hacer un documental sobre masculinidad y que me contestaban: «¿Eh? ¿Qué es eso?». Ahora todo el mundo sabe de qué estamos hablando. Me parece un motivo para el optimismo.

- Publicidad -